Pierden la vida dos vecinos de Carballo tras sufrir sendos accidentes mientras trabajaban

el septuagenario sufrió heridas en la cabeza y en el pecho que le causaron la muerte casi en el acto
|

Dos personas perdieron la vida en otros tantos accidentes laborales ocurridos ayer en Carballo en el corto intervalo de hora y media. Los fallecidos fueron Constantino Recarey, un albañil de 52 años que trabajaba en la restauración de una casa de Entrecruces y que, supuestamente, se cayó de una escalera, e Indalecio Fraga Remuiñán, un septuagenario que conducía un tractor que se precipitó por un pequeño terraplén en Ardaña.
El primer accidente ocurrió poco después de las 09.00 horas en Portocovo, un pequeño núcleo de Entrecruces. La empresa Construcciones Ramón y Constantino reformaba una casa del lugar que está aislada y deshabitada. En un momento dado uno de los hermanos, Ramón, se ausentó con el fin de ir a buscar más material y cuando regresó se encontró a su hermano tendido junto a un andamio y a una escalera. El hombre habría fallecido en el acto, presumiblemente al caerse desde la escalera, aunque no está descartado que el accidente pudiese estar provocado por una repentina indisposición.
Al lugar de los hechos acudieron una ambulancia asistencial del servicio 061, efectivos de Protección Civil y de la Guardia Civil. El juzgado de guardia de Carballo colaboró en el levantamiento del cadáver, que fue trasladado al hospital Chuac para practicarle la autopsia y determinar las causas exactas del óbito. El fallecido era natural de la localidad carballesa de Rus.
El segundo accidente ocurrió a las 10.43 horas en el núcleo de Quintans. Indalecio Fraga Remuiñán, un vecino del lugar de 72 años estaba fresando una finca con un tractor, cuando se aproximó a un desnivel de unos cinco metros que lindaba con el terreno y se precipitó por el mismo. La máquina acabó volcada sobre un lateral, pero las heridas sufridas por el conductor resultaron mortales y le causaron la muerte casi en el acto. El hombre presentaba heridas en la cabeza y también en el pecho, en donde se le habría clavado un hierro.  
Al lugar acudieron agentes de la Guardia Civil, efectivos de Protección Civil y del Parque de Bomberos, que se encargaron de rescatar el cadáver. El 112 también desplazó a un helicóptero de emergencias. Pesa a los esfuerzos realizados, los servicios sanitarios no pudieron hacer nada por salvar su vida. n

Pierden la vida dos vecinos de Carballo tras sufrir sendos accidentes mientras trabajaban