El derribo del secadero de Betanzos deberá comenzar en solo dos meses

07 julio 2013 página 21 Betanzos.- Los propietarios del edificio que albergó la primera delegación de la Sociedad Anónima Española de Fomento del Lúpulo, recurren la declaración de ruina del secadero
|

La primera delegación de la Sociedad Anómima Española de Fomento del Lúpulo (Saefl) está punto de desaparecer, casi sesenta y cinco años después de su inauguración oficial, el 6 se septiembre de 1951, en Betanzos.  En menos de dos meses, la comarca dirá adiós al secadero, símbolo de la “revolución” del lúpulo en los años 50. Porque el “oro verde”, como lo bautizaron, se convirtió en poco tiempo en una de las principales fuentes de ingresos del área de Betanzos.
Con fecha de 27 de agosto de 2015, la Junta de Gobierno Local de Betanzos resolvió la licencia de obra “para derrubamento de edificación existente no número 103 da avenida de Castilla, de acordo co proxecto redactado polo arquitecto técnico Isidro Doporto Santos”. La autorización, remitida a las tres empresas copropietarias del inmueble, establece los plazos de ejecución, no más de dos meses para iniciar la intervención y menos de seis para completar las obras, lo que marca el fin del secadero para antes de diciembre de 2015.
En los últimos días, el Ayuntamiento de Betanzos precisó, en respuesta a la urgencia reclamada por el PP, que instó a apurar el proceso para evitar riesgos derivados del vallado del entorno, mantiene cortado un carril de la N-VI– que el vallado continúa “para garantizar la seguridad, mientras que los propietarios no derriban el edificio” del 103.
En la misma línea, el Gobierno de García señaló que  “para llegar a esta situación, hubo que cumplimentar una serie de trámites administrativos que tienen sus perceptivos plazos legales” y  “sorprende –añadieron las mismas fuentes– que ahora el PP critique esta circunstancia cuando su objetivo era mantener en pie el edificio”, declarado “ruina económica y urbanística en 2013”, cuatro años después de la primera advertencia de la Policía Local de Betanzos. En este tiempo, el ejecutivo, que siempre defendió su gestión en un procedimiento reglado basado en informes técnicos, debió enfrentarse a un recurso judicial interpuesto por uno de los propietarios del complejo, alegaciones, varios derrumbes, el desalojo y posterior clausura del establecimiento hostelero abierto en uno de los bajos, a solo dos días de la Nochevieja de 2014.
Según el Ayuntamiento de Betanzos, los afectados tienen que nombrar director de ejecución de obras para iniciar los trabajos en la avenida de Castilla. No obstante, antes de empezar, deben contar con la autorización del órgano titular del frente, la N-VI, la Demarcación de Carreteras del Estado en Galicia.

El derribo del secadero de Betanzos deberá comenzar en solo dos meses