Un grupo anarquista se atribuye la colocación de la bomba de la catedral de La Almudena

el sacerdorte que halló el explosivo, a las puertas del templo efe
|

Un grupo anarquista autodenominado “comando Mateo Morral” se ha atribuido en las redes sociales la colocación del artefacto explosivo encontrado el jueves en la catedral de La Almudena, que pudo ser desactivado y no causó daños.

En las comunicaciones encontradas por la Policía, este grupo señala que se trata de un ataque para “dar caña a la monarquía borbónica en sus lugares sagrados”. “Demostramos que vuestras guaridas santificadas son vulnerables. Los cimientos de vuestro poder han temblado por los kilos de nuestra pólvora sacrílega que busca romper con vuestra paz cívica basada en muertos y personas encerradas por años en el talego. Esto es la venganza”, afirma en su web.

Este supuesto comando lleva el nombre del anarquista español Mateo Morral Roca (Sabadell, 1880-Torrejón de Ardoz, 1906), responsable del atentado contra el rey Alfonso XIII y Victoria Eugenia el día de su boda el 31 de mayo de 1906.

Precisamente este intento de magnicidio real fue cometido desde el número 84 de la calle Mayor de Madrid, muy cerca de la catedral de La Almudena.

Desde hace un tiempo, el clima de crisis y tensiones sociales que vive el país han llevado a la Policía a temer un resurgimiento de los movimientos anarquistas en España, según reconocieron fuentes policiales.

La Policía desactivó el jueves a primera hora de la tarde en el interior de la catedral de La Almudena de Madrid un artefacto explosivo que contenía 1.200 gramos de pólvora y un kilo de tornillos listo para explosionar, sin que se registraran heridos ni daños materiales. El artefacto estaba junto a un confesionario y fue hallado por un sacerdote, que fue quien avisó a la Policía.

La plataforma en defensa de la libertad religiosa MásLibres.org ha pedido una “respuesta contundente” de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado ante este “atentado terrorista”.

Mientras, un portavoz del Arzobispado de Madrid señaló que la catedral abrió ayer “con normalidad”, y que ya el mismo jueves acogió las misas habituales de tarde.

Un grupo anarquista se atribuye la colocación de la bomba de la catedral de La Almudena