El domingo de apertura logra un seguimiento desigual del comercio

El Ideal Gallego-2015-10-12-005-57b26348_1
|

Los coruñeses salieron de compras ayer de forma masiva, pero lo hicieron en su mayor parte a las grandes superficies comerciales. Y es que el primer domingo de apertura de la temporada –por ser hoy festivo en todo el país– se saldó con un seguimiento muy desigual por parte de los empresarios. Los grandes complejos y las firmas de renombre se decidieron a abrir, mientras que en general el pequeño comercio optó por mantener la persiana bajada hasta mañana.
Algunos establecimientos confiaban en el día de ayer para remontar unas cuentas de septiembre y principios de octubre que no han sido buenas, pero la mayor parte de las tiendas de proximidad se decidieron a no abrir. En el centro apenas estuvieron disponibles para el público los negocios de los principales polos de atracción de la ciudadanía. Es decir, mientras que en la calle Real y el entorno de la plaza de Lugo, en general, los comerciantes abrieron –también impulsados por la estrategia de no permanecer dos días seguidos cerradas de las grandes cadenas–, el resto de la ciudad fue casi un desierto de bolsas. 
Sí hubo ambiente de paseo gracias a la benevolencia del tiempo, pero pocos se animaron a comprar. En los centros comerciales y grandes supermercados la tendencia fue justo la contraria. A media mañana las plazas de aparcamiento del complejo Marineda City, por ejemplo, estaban a media ocupación y se formaban pequeñas colas para acceder a los estacionamientos de la zona. 
Al final hubo llenos porque en esos espacios todas las tiendas abrieron y muchos clientes de otras zonas aprovecharon para hacer sus compras. No obstante, no se formaron las kilométricas caravanas de otros años, algo que confirmó la Policía Local.

El domingo de apertura logra un seguimiento desigual del comercio