Sánchez pacta con Urkullu estudiar el acercamiento de los presos de ETA

Urkullu escucha a Sánchez durante la reunión que ambos mantuvieron en la Moncloa | chema moya (efe)
|

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pactó ayer con el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, crear grupos de trabajo para estudiar el acercamiento de presos de ETA a cárceles del País Vasco y analizar y negociar el traspaso de 37 competencias pendientes, anunció Urkullu tras reunirse con Sánchez en la Moncloa. Entre las “prioridades” citó el traspaso de centros penitenciarios, la gestión de las autopistas A-68 y parte de la A-1 y el puerto de Pasaia.
En rueda de prensa, Urkullu informó de que también acordaron una reunión de los equipos jurídicos de cada gobierno para ver cómo se pueden encauzar algunos recursos pendientes de resolver ante el Tribunal Constitucional planteados por el Ejecutivo central contra leyes vascas.
Según Urkullu, no se fijó aún calendario alguno para proceder al acercamiento de presos de ETA. La única reunión que se programó es un encuentro en julio para abordar el traspaso de la gestión de dos líneas de ferrocarril, la que une Bilbao con Basauri y Alonsotegui-Barakaldo, cuyos trámites ya inició el Ejecutivo anterior de Mariano Rajoy en cumplimiento de una sentencia del TC.
El lehendakari se refirió expresamente a la ley de víctimas de abusos policiales y al recurso que el Gobierno de Rajoy presentó a los Presupuestos del País Vasco por contener una subida salarial a los funcionarios que, a juicio del Ejecutivo central, excede las competencias vascas.
Urkullu entregó el acuerdo del Parlamento vasco que reclama al Gobierno central un plan y calendario de trabajo en un plazo de seis meses para el traspaso de las 37 competencias que, bajo su punto de vista, están pendientes desde la aprobación del Estatuto de Guernica de 1979.
Según el lehendakari, en la reunión con Sánchez ha acordado “priorizar” el estudio de las tres materias que se encuentran más avanzadas: la gestión de las autopistas (la A-68 y parte de la A-1), el puerto de Pasaia y los centros penitenciarios.
Urkullu desveló que el presidente del Gobierno le trasladó sus “cautelas” con respecto a la propuesta del Gobierno vasco para reorientar la política penitenciaria y acercar a los presos de ETA, unas cautelas que dijo “entender” y que están relacionadas con la memoria de las víctimas del terrorismo.
En este sentido, el lehendakari vasco le explicó las iniciativas que su gobierno desarrolla en el ámbito de la memoria, el reconocimiento y la reparación a las víctimas. “Se trata de abordar una nueva política que supere las medidas de excepcionalidad y, como establece la legislación penitenciaria y la propia Constitución, evite el desarraigo social de las personas penadas y facilite su reinserción”, argumentó.

Presupuestos de 2019
Urkullu informó de que en el encuentro con Sánchez no se habló de las negociaciones para empezar a preparar los Presupuestos de 2019 por ser un asunto
que compete al PNV, y no al Gobierno vasco.
El lehendakari resaltó el cambio positivo para la relación bilateral entre los Gobiernos español y vasco en el sentido de que con Sánchez en La Moncloa percibe una “voluntad” por parte del Ejecutivo central de trabajar conjuntamente y de forma compartida con el Gobierno vasco. Una prueba de ello es que en su segundo mandato como lehendakari no había sido recibido por Rajoy.

Sánchez pacta con Urkullu estudiar el acercamiento de los presos de ETA