Condenado a pagar 11.600 euros por lanzar botellas a la dueña de un bar

|

Una sentencia ejemplarizante es la que ha dictado el juzgado de lo penal número 1 que acaba de condenar a dos años de prisión y al pago de 11.600 euros a un joven que inició una trifulca en un establecimiento hostelero de Sada. Los hechos tuvieron lugar el 28 de agosto de 2005 en el café-bar “Carlos” al que el condenado había acudido en compañía de tres amigos, también procesados por el caso.

Ya en el exterior del local se inició una discusión entre los acusados y los propietarios del mismo, por causas que no han sido esclarecidas. Los cuatro jóvenes comenzaron a golpear al hostelero, por lo que su mujer cogió una manguera y les roció con agua para detener la agresión. Fue entonces, cuando el principal imputado agarró unos cascos de cristal que tenía cerca y empezó a lanzarlos contra los dos perjudicados, dirigiendo uno de ellos a la cara de la mujer, “quien pudo evitar el golpe en la cara colocando la mano”, según explica el auto judicial.

 

secuelas de la agresión

Pese a parar el golpe, la mujer recibió un profundo corte en la mano derecha que le seccionó un tendón y por lo que precisó una intervención quirúrgica y la inmovilización del brazo durante más de tres meses en los que no pudo realizar sus labores habituales.

Además, la víctima tiene como secuela una limitación funcional del segundo dedo de la mano derecha y una cicatriz de casi 5 centímetros. Su pareja, pese a los golpes recibidos no necesitó atención médica.

El juez ha condenado al joven que lanzó las botellas por un delito de lesiones con instrumento peligroso y al pago de la indemnización mencionada a la víctima, por los días de incapacidad (5.600 euros) y las secuelas (6.000 euros).

Los otros tres implicados han sido condenados a pagar una multa de 60 euros cada uno por una falta de malos tratos. n

Condenado a pagar 11.600 euros por lanzar botellas a la dueña de un bar