El escándalo de las fotos de menores desnudas ya está en manos del juez

|

Después de que el padre y la madre de dos de las víctimas presentaran a las diez de la noche del jueves una denuncia ante la Policía Nacional, el caso de las fotos de estudiantes coruñesas desnudas que circulan por las redes sociales ya ha pasado a los juzgados. El delegado del Gobierno, Samuel Juárez, resaltó la gravedad del caso “al tratarse de menores de edad”. Las fotos comenzaron a difundirse por Whatsapp, al parecer por algún tipod e venganza originada por celos.

Sin embargo, alguien filtró las fotos a Twitter y pasaron a ser de dominio público el miércoles. Ahora, el Grupo de Delincuencia Económica e Informática está investigando el caso.

Mientras tanto, en la gran mayoría de los centros escolares coruñeses se celebraron durante la jornada lectiva charlas en las que se les recordó a los alumnos los peligros de colgar en la redes sociales fotos comprometidas.

Mientras, las jóvenes protagonistas de las fotos de explícito contenido sexual viven su particular drama. Círculos cercanos a algunas de las familias afectadas aseguran que algunas de ellas están sumidas en una profunda depresión y ayer no acudieron a clase. “No han dejado de llorar desde que empezó esto”, comentaron dichas fuentes.

Desde los centros escolares en los que estudian las supuestas implicadas declinan hacer ningún tipo de manifestación al respecto.

 

LOS PADRES

La presidenta de la Confederación de Asociaciones de Padres de Alumnos, Helena Gómez, no tiene claro que el problema se resuelva mediante la concienciación a los jóvenes: “Os críos están fartos de que veñan axentes da Policía e da Guardia Civil para darlles charlas; non fan caso”.

Según Gómez, es muy difícil que un público compuesto por adolescentes o, en algún caso, preadolescentes, comprenda la importancia de proteger su intimidad en un mundo dominado por las redes de información. “Os pais moitas veces non nos damos de conta dos cambios que experimentan os nosos fillos”, explica la presidenta de Confapa.

Añade que el problema se agudiza: “sobre todo nunha sociedade da imaxe, na que o aspecto é tan importante”.

El escándalo de las fotos de menores desnudas ya está en manos del juez