Tsipras afirma que quiere una solución para Grecia sin condiciones humillantes

-FOTODELDIA- RIG50 RIGA (LETONIA) 22/05/2015.- El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker (dcha), bromea con el primer ministro griego, Alexis Tsipras (izda), durante el segundo día de la cumbre de los líderes de los Ve
|

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, afirmó ayer que el Gobierno quiere lograr una solución viable para Grecia y no solo un acuerdo que resuelva los problemas del país a corto plazo, aunque recalcó que no aceptará “condiciones humillantes” para lograrlo.
“No vamos a aceptar condiciones humillantes en esta negociación. La gran mayoría social no puede permitirse nuevos ajustes”, declaró Tsipras en un discurso ante el comité central de su partido, el izquierdista y gobernante Syriza.
El primer ministro reiteró que en las negociaciones con las instituciones acreedoras (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) su Ejecutivo “no va a ceder en las demandas poco razonables en materia de IVA, sobre el trabajo u otras esferas”.

líneas rojas
Las líneas rojas del Gobierno –la oposición al recorte de salarios y pensiones y a la liberalización completa del mercado laboral, así como la reforma del IVA–, son los temas que generan mayor desacuerdo con los acreedores.
“Todo el mundo sabe que se promueve la asfixia financiera para revocar la decisión de 20 de febrero. Respetamos la decisión firmada y esperamos lo mismo de todas las instituciones y sus representantes”, señaló. Los socios de la eurozona acordaron con Grecia el pasado 20 de febrero extender el segundo rescate hasta finales de junio con el fin de consensuar las reformas que el país debe acometer para seguir recibiendo financiación.
El mandatario griego apuntó que “a pesar de la presión y el bombardeo de los medios de comunicación, la mayoría de la población apoya al Gobierno”, porque los ciudadanos saben que “el camino es difícil”.
Remarcó que es la “primera vez” que un Gobierno griego negocia en función de los “intereses” del país. “Por primera vez en las negociaciones hay dos lados, no uno, como fue el caso durante tantos años”, aseguró en alusión a las demandas que la troika de acreedores exigía al Gobierno del conservador Andonis Samarás.
Tsipras aseguró que el pacto con los socios internacionales debe contener medidas que no aumenten la desigualdad social ni impliquen nuevos recortes, porque su intención es promover un nuevo modelo productivo basado en la redistribución de la riqueza.
El pacto deberá incluir, además, la reestructuración de la deuda y un paquete de financiación para impulsar el crecimiento de la economía.
“Tal acuerdo sería clave para intensificar la lucha real contra la elite política que ha destruido la base productiva y el tejido social del país”, aseveró.
El jefe del Ejecutivo heleno destacó que seguirán apoyando “la Europa de la solidaridad contra los peces gordos que dan lecciones morales”, pese a que “las declaraciones y la actitud de algunos funcionarios recientemente no favorecen a la propia Europa y la construcción de confianza, sino que plantean nuevas líneas divisorias, cuando es necesario el diálogo”.
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, abordó el viernes con Tsipras el “camino adelante” para alcanzar un acuerdo sobre una lista creíble de reformas y le recordó las áreas en las que aún debe haber avances.
Por otro lado, la eurozona y el FMI han rebajado de nuevo en las últimas horas las expectativas del Gobierno griego de hallar un acuerdo rápido o parcial con sus acreedores, pese a los intentos de Tsipras de apelar a su sentido de comprensión y compromiso.

Tsipras afirma que quiere una solución para Grecia sin condiciones humillantes