Interior informa mañana de la investigación policial sobre la reyerta ultra

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, ha advertido hoy de que la "división" y las "críticas irresponsables" a la Guardia Civil son el "mejor regalo" para las mafias de inmigrantes, que se están aprovechando
|

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, comparecerá mañana en el Congreso para informar de la investigación abierta por la reyerta entre hinchas radicales del Atlético de Madrid y el Deportivo de La Coruña, en la que falleció un aficionado del club gallego.
Junto al número dos de Interior, ofrecerá explicaciones en la Cámara baja el secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, en una comparecencia a petición propia en la que ambos darán cuenta de los graves altercados y las medidas tomadas tras lo ocurrido el 30 de noviembre entre más de 200 ultras de ambas aficiones en las inmediaciones del estadio Vicente Calderón.
Martínez podría desvelar las primeras conclusiones de la investigación ordenada por el máximo responsable de su departamento, el ministro Jorge Fernández Díaz, ante la posibilidad de que "algo hubiera fallado".
De momento, las primeras medidas las ha adoptado el mundo del deporte. Su Consejo Superior, la Liga de Fútbol Profesional y la Federación Española de Fútbol han mostrado su contundencia con el anuncio de modificar la normativa para castigar a los clubes que colaboren con los violentos.
Así, los equipos que se "alíen" con grupos radicales podrían perder puntos, cerrar sus estadios e, incluso, bajar de categoría.
La Comisión Antiviolencia también ha dado ya un primer paso al prohibir a los 88 ultras que participaron en la reyerta su acceso a cualquier evento deportivo durante cinco años, además de imponerles multas de 60.000 euros.
Mientras tanto, la Policía prosigue sus investigaciones para identificar y detener a los autores de la muerte a golpes del hincha coruñés Francisco Javier Romero, alias Jimmy.
La diputada del BNG Rosana Pérez ha avanzado que preguntará en su turno por "la falta de control policial horas antes del inicio del partido", por qué no se suspendió el encuentro tras la muerte del aficionado y por la "relajación" en la observación de la violencia en el fútbol, según apunta su formación en un comunicado.

Interior informa mañana de la investigación policial sobre la reyerta ultra