Las nuevas restricciones dispararon el número de sanciones durante el fin de semana

Agentes de la Policía Local realizan un control en la N-550 frente a Alcampo | javier alborés
|

Como suele ocurrir cada vez que se imponen nuevas restricciones, las medidas con las que la Xunta trata de detener la tercera ola de contagios han venido acompañadas de una ola de denuncias. En el caso de la Policía Local, la mayor parte de las denuncias han venido dadas por violaciones del toque de queda y se contabilizaron 48 desde la noche del sábado. Entre estas no se incluyen la docena por el botellón en la finca de los Mariño durante la tarde del sábado, y que congregó a medio centenar de jóvenes, algunos menores, dispuestos a pasarlo bien sin pensar en el Covid. 

Durante la semana pasada, del lunes al domingo, los agentes del 092 interpusieron 136 denuncias, mientras que durante la Navidad (del 23 de diciembre al 10 de enero) habían sido 289, lo que da fe de la forma en la que las fiestas afectaron al cumplimiento de la normativa sanitaria. 

Durante la jornada pasada, los agentes de la Policía Local comenzaron a realizar controles en los accesos de la ciudad, como la avenida de Salgado Torres o la N-550 pero ya durante el fin de semana la Guardia Civil había efectuado varios de estos dispositivos en toda la provincia. En total fueron cerca de 400 dispositivos, que dieron lugar a 208 infracciones entre el viernes y el domingo. Además, se identificaron a 7.550 personas y casi 5.000 vehículos.  

Incidente 
El incidente más grave del pasado fin de semana tuvo lugar a las 19.05 horas del domingo, en un dispositivo de Tráfico realizaba un punto de verificación de alcohol, drogas y de movilidad, en la AG-55, en el peaje de Bidueira, con motivo del estado de alarma decretado por la pandemia de la covid-19. Los agentes, cuando vieron acercarse al turismo del hombre investigado, ya sospecharon de su estado de embriaguez por que conducía con una “absoluta falta de reflejos”.  Al realizarle las correspondientes pruebas de alcoholemia, arrojó un resultado positivo de 1,12 miligramos por litro en aire respirado, cuatro veces la tasa permitida Asimismo, fue denunciado por saltarse al menos dos cierres perimetrales, ya que el hombre había entrado a Arteixo (municipio confinado) desde A Laracha y era residente en A Coruña (también está confinada).

Por su parte, el Ayuntamiento de Cambre denunció a una veintena de personas que realizaba un botellón sin cumplir ninguna las medidas de seguridad impuestas en A Barcala, mientras que Culleredo tramitó diecisiete multas durante el fin de semana.

Las nuevas restricciones dispararon el número de sanciones durante el fin de semana