Un simulacro en el túnel de La Marina congestiona el centro de la ciudad

el ideal gallego-2019-05-09-003-989ea811
|

La celebración de un simulacro de emergencias en el túnel de La Marina fue la causa de que se registraran congestiones en las calles de Juana de Vega, Regidor Somoza y el Paseo Marítimo durante la mañana de ayer. La concejala de Seguridad Ciudadana, Rocío Fraga, declaró que una de las conclusiones que se extraen del ejercicio es que no solo se necesita Policía Local en los tres acceso al túnel para desviar al tráfico, sino que también es necesario dirigir la circulación a mano en los puntos clave, como el cruce de Regidor Somoza. 


“Xa estaba previsto, pero vimos que é importante”, comentó la concejala que reconoce, que a consecuencia del corte que se prolongó durante una hora “ahí aumentou un poquiño a densidade do tráfico”. Los técnicos valoraron especialmente de dónde viene el tráfico al que hay que dar más preferencia para agilizar la circulación, la que proviene del Paseo Marítimo o la de Regidor Somoza. Una reunión permitirá valorar los datos. No solo en materia de Movilidad, sino también de Regeneración Urbana y Seguridad Ciudadana, que celebrarán reuniones por separado antes de comparar notas la semana que viene y elaborar un informe con las conclusiones finales. 
Una colisión 


En cuanto a la simulación, consistía en una colisión de dos vehículos en el interior del túnel de María Pita. Una de las personas estaría herida y además, se había generado cierta cantidad de humo, lo que permitió poner a prueba el sistema de extractores con el que está equipada la infraestructura. “Tanto nun sentido como no outro”, explicó Fraga. Se da la casualidad de que durante el simulacro sopló un viento bastante fuerte que se colaba desde As Atochas. 


Los bomberos hicieron acto de presencia entre siete y ocho minutos después de que se activara la alarma, aunque más cerca de la primera que de la segunda marca. Fue una respuesta un poco más rápida que la media, en parte porque el tráfico ayudó, por lo menos hasta llegar a la plaza de Ourense, donde se encontraron con la aglomeración de circulación. Además de una dotación de seis bomberos, participaron 18 policías locales y cinco voluntarios de Protección Civil, a lo que hay que añadir personal del Servicio de Infraestructuras y de las empresas de mantenimiento del paso subterráneo. 

Accidentes 
Esta práctica se produce una semana después de que tuviera lugar el último accidente registrado en la infraestructura: la semana pasada, un autobús portugués ignoró la señales de gálibo y quedó encajonado en el túnel de María Pita, de 3,5 metros de alto. Por el momento, no ha habido que lamentar ningún herido grave en el túnel, aunque sí se han producido incidentes numerosos, la mayoría relacionados con el bajo gálibo del ramal de María Pita. 


Por eso, parte de los objetivos de la prueba de ayer era comprobar el estado de los sistemas después de las reparaciones y también saber cuándo reforzar la señalización. “En xeral, o tráfico respondeu ben”, apuntó Fraga.

Un simulacro en el túnel de La Marina congestiona el centro de la ciudad