Un instituto epidemiológico alemán aconseja realizar la desescalada por regiones

Duesseldorf (Germany), 05/05/2020.- The bride Janine Scholz (C) arrives at her wedding ceremony at a drive-in cinema in Duesseldorf, Germany, 05 May 2020. On the parking lot of the exhibition area the first weddings are held in a drive-in cinema in German
|

El Instituto Robert Koch (RKI) de epidemiología, competente en la materia en Alemania, recomendó atender a “mediciones válidas” y “precisas” antes de adoptar decisiones regionales para aflojar las restricciones impuestas contra el Covid-19.
Hay “diferencias regionales obvias”, apuntó el presidente del RKI, Lothar Wieler, que aconsejan una desescalada “diferenciada” entre regiones. 
Sin embargo, las medidas deben fundamentarse en “criterios de incidencia” detallados y en las recomendaciones de los expertos a escala local.
Los tres indicadores esenciales, a criterio del RKI, son el grado de incidencia regional o nivel de contagios, la gravedad de éstos y también la capacidad de atender los nuevos casos que eventualmente se den, en caso de un aumento de infecciones tras la desescalada.
El mero análisis cuantitativo de contagios puede no servir, si éstos se deben a un factor “muy localizado” (como sería, indicó Wieler, que se dieran en una residencia de ancianos determinada, lo que sería “relativamente fácil de controlar” o aislar).
Wieler insistió en que, pese al descenso de nuevas infecciones, no puede darse el coronavirus por controlado y que con “gran probabilidad” habrá una segunda ola de contagios. “Estamos ante una pandemia y, por tanto, solo se puede considerar que remite por sí misma cuando la infección alcanza a un 60 o 70 % de la población”, insistió, para añadir que ése no es el caso.

Datos
El presidente del RKI hizo estas apreciaciones al presentar sus datos del día, que ratifican una ralentización consolidada de contagios. En total se verificaron en el país 163.860 infecciones (un aumento de 685 en un día), con 6.831 víctimas mortales y 135.100 pacientes recuperados.
Esta evolución es “un éxito”, pese a la gravedad de la situación. Pero no puede descartarse un nuevo incremento si se aflojan las normas actuales de distanciamiento físico y social, apuntó.
Por su parte, la canciller, Angela Merkel, y los líderes regionales se reúnen consensuar medidas. Algunos “Länder” empezaron a elaborar hojas de ruta, pese a los intentos del Gobierno de coordinar una estrategia común. l

Un instituto epidemiológico alemán aconseja realizar la desescalada por regiones