El impacto del coronavirus en el ámbito social deja huella en la ciudad

FOTO IRIA
|

La crisis del coronavirus ha tenido un “impacto importante” en la situación social de la ciudad. Así lo anunció ayer la concejala de Bienestar Social, Yoya Neira, en la presentación del Observatorio Urbano que acaba de poner en marcha el Ayuntamiento. La pandemia por el Covid-19 deja una A Coruña más sensible para los ciudadanos más vulnerables. Ante esto, Neira destacó que de ahora en adelante se espera una época de “arduo trabajo” para los servicios sociales del Gobierno local con el fin de que este impacto sea cada vez menor con el paso del tiempo.

Los datos que se barajan desde la Concejalía sobre las atenciones sociales que se efectúan en la actualidad no solo son numéricos. “También estudiamos los perfiles, ya que muchas de las personas que tocan la puerta de los servicios sociales lo han hecho durante esta crisis por primera vez”, comentó la concejala, y añadió que “el Gobierno local está preparado y está preparándose para afrontar este trabajo”.

Yoya Neira también se refirió a los 120 usuarios que acaban de dejar el albergue de Riazor. “No solo se ha hecho el trabajo inmediato y más urgente de que estuviesen a resguardo en la época de la pandemia para evitar contagios”, sino que, además, “se ha ido trabajando con ellos en la labor de intervención social”, explica.

 

Seguimiento futuro

El resultado de estas prácticas es que “ninguno de los 120 usuarios que ha estado en contacto con el dispositivo, ya sea en Riazor o en la red de hostales que tiene contratado el Ayuntamiento en la actualidad, ha salido sin control o sin expectativa”, aclara. De ahora en adelante, el seguimiento continuará. “Algunos están en hostales, otros en distintos dispositivos de la ciudad, y también hay usuarios que han regresado con sus familias o han encontrado trabajo aquí o en otras provincias”, sostiene Neira.

De esta forma, el seguimiento se hará de acuerdo a sus características, “intentando que los que puedan trabajar encuentren un empleo o, si no es posible, que cada una de las 120 personas que acudieron al albergue puedan salir adelante con una vida lo más normalizada posible”. En definitiva, la Concejalía de Bienestar Social, tal y como definió ayer Yoya Neira, tratará de “solventar” todas las dificultades que puedan ir surgiendo a estas personas de ahora en adelante.

El impacto del coronavirus en el ámbito social deja huella en la ciudad