Los coruñeses desafían al frío en la primera jornada de rebajas de enero

Colas para acceder al interior de Zara en la plaza de Lugo | quintana
|

Con el fin de las Navidades llegan las ansiadas rebajas de enero. Los coruñeses no quisieron dejar pasar la oportunidad de hacerse con los descuentos iniciales y acudieron ayer a las tiendas, tanto de proximidad como de las grandes marcas. Una tradición que ni el frío ni la pandemia consiguen estropear. El buen ambiente fue continuo durante toda la jornada, especialmente en el centro de la ciudad. Las largas colas de espera para acceder a los establecimientos, como es habitual, se dejaron ver en la plaza de Lugo.

Los comerciantes esperan que las rebajas sean positivas tras los difíciles momentos vividos en los últimos meses. “Este año van a ser excepcionales, ya que los comercios tendrán que ajustar mucho más los precios para mover su mercancía”, sostiene el presidente de la Federación Unión Comercial Coruñesa (FUCC), José Luis Boado. Así, indica que, pese a tener la esperanza de que estas rebajas consigan reactivar más el comercio, “hay temor por las nuevas restricciones, tanto de cierres como de movilidad”, dice Boado, a la vez que añade que “el comercio tiene que estar abierto, sobre todo ahora que está empezando a funcionar de nuevo tras el parón del año pasado”. 

De esta forma, la ilusión está puesta en los consumidores que hayan esperado a “adquirir ahora los productos que dejaron pasar en Navidad”, asegura el presidente de la FUCC.

Incertidumbre
Desde la Zona Comercial Obelisco, pese a contar de forma habitual con gran afluencia, comentan que ayer todavía no se notó el tirón de las rebajas. Sin embargo, afrontan la temporada contentos, aunque con incertidumbre. “Tenemos todo el ánimo del mundo, pero son unas rebajas atípicas, porque además algunos sectores y comercios empezaron antes de tiempo con descuentos”, dice el presidente de la asociación, Javier Mosquera.

Ante la situación de la pandemia y su efecto en las compras, el representante de los comerciantes de este área considera que “todo el mundo está a la expectativa de qué pasará”. “Antes se regalaban muchos viajes y fines de semana de escapadas, por ejemplo, y ahora todo esto está parado”, asegura.

La venta online es otro de los “enemigos” de estas rebajas para el comercio de proximidad, pero Mosquera comenta que “estamos dispuestos a competir”.

Los coruñeses desafían al frío en la primera jornada de rebajas de enero