Roberto Martínez introduce el macramé en el 981 Lounge

Los tapices se pueden ver durante todo el mes javier alborés

Roberto Martínez se curtió en los años que trabajó para Telefónica y se enfrentó a un bastidor enorme lleno de cables que había que macear, esto es, que coser con tripas de cerdo igual que se preparan los chorizos. De esta forma, el artista se especializó en hacer nudos. Más tarde y con la base adquirida en Telefónica, Roberto ampliaría su conocimiento con la gente del mar.

En Isidro de la Cal y tocando casi el Atlántico con los dedos, el creador cogió apuntes de los que anudaban redes todos los días y su diccionario se llenó de términos nuevos. Los de tortuga, que es la técnica más difícil porque va todo entrelazado, con varitas y la técnica de bodoque. Estas palabras aparecieron en su léxico como maneras distintas de retorcer el material con el que estaba tan familiarizado.

El artesano quiso entonces completar su aprendizaje con libros. Y se fue hasta el macramé. Para hacer arte a golpe de nudos. En el local 981 Lounge se puede ver una colección de tapices. Con uno de 600 metros muy especial en forma de mariposa y un búho en medio de otras creaciones de formas abstractas que son fruto de la improvisación.

Roberto trabaja con algodón en crudo, una materia prima que tiene que pedir a Barcelona y que tiñe con tintes de colores. De este modo, el arte de anudar se alía con los malvas y los azules pero también con los tonos cálidos. Depende de lo que pida la composición.

Además, también hace lámparas, que son muy vistosas porque el dibujo de la tulipa se refleja en la pared, macetas y bolsos. Con una técnica que está muy extendida en Cataluña y Mallorca pero que se desconoce prácticamente en Galicia.

Roberto ya expuso sus piezas en el Club del Mar, de la mano de Pedro Bueno y Lugrís. En un marco incomparable que entiende mucho de nudos. Y sin alejarse del mar, el artista lo bordea para situarse muy cerca de Riazor y anudar la vida. Hasta el 31 de diciembre.

Roberto Martínez introduce el macramé en el 981 Lounge

Te puede interesar