Manuel Guisande vuelca en “Al fondo a la derecha” un puñado de rutinas divertidas

El Ideal Gallego-2013-10-25-014-ec19af46
|

El escritor Manuel Guisande presentaba ayer su libro “Al fondo a la derecha. Anécdotas y otras cosas de la vida”, en Arenas, en el que vuelca hasta setenta artículos de su blog bautizado con el mismo nombre. Sin más pretensión que el de entretener, el autor concentra en su nueva obra un puñado de costumbres, de rutinas a las que la raza humana se enfrenta a diario sin darse cuenta. Para sacarles jugo y de paso una sonrisa. A los que llegan a casa después de una dura jornada en la oficina o a los que simplemente huyen del color gris. Y buscan el azul.
Dice Guisande que está acostumbrado a extirpar el lado divertido de las cosas. Es lo que le hace pararse ante lo cotidiano. Y pensar en la vida agonizante de una lechuga que sabe que en cualquier momento puede ser revanada. Convertida en ensalada. Publicado por Editorial Cumio, la novedad es como un diario genérico de lo que hacen las personas analizado desde otra perspectiva.
Una forma para Guisande de no tener que acudir al psicoanalista: “No pago un duro en el psiquiatra”. Y una vía de escape para los lectores que están hartos de la política.
Cansados de lo que sale en las noticias, Guisande cuenta el telediario a su manera. A través de historietas sencillas. Que hace que un día cualquiera, un lector pare al autor por la calle y le agradezca la existencia del tomo. Que ha conseguido hacerle sonreir y que le entretiene. Esa es la principal finalidad de un periodista, que ya ha presentado la novedad en la Casa del Lector de Madrid, de la mano de Alejandra Vallejo-Nágera, que es además la prologuista del libro.
Además, el autor estuvo el pasado sábado en Oza dos Ríos, localidad en la que vive, y lo estará el próximo 7 de noviembre en Betanzos, para vestirlo de largo a las siete y media de la tarde. En la librería Biblos. En el acto de ayer, Guisande introducía la publicación con un monólogo en el que ventilaba parte de las anécdotas que le han hecho escribirla.

Manuel Guisande vuelca en “Al fondo a la derecha” un puñado de rutinas divertidas