Tres de los acusados por la red de robo de coches de lujo pactan con Fiscalía

09 agosto 2010 / 09 octubre 2010 página 08 a coruña.- el edificio de los nuevos juzgados se someterá a lo largo de lo que queda de año y todo el que viene a una profunda remodelación, encaminada a subsanar las deficienci

Tres de los doce acusados pertenecientes a una red de robo y contrabando de vehículos de lujo, cuyo juicio ha sido aplazado hoy, han llegado a un acuerdo con la fiscalía dictándose con respecto a ellos sendas sentencias de conformidad.
El juicio que tenía previsto comenzar esta mañana en la Sala Sexta de la Audiencia de A Coruña, con sede en Santiago, contra una trama dedicada al robo de coches de lujo, ha sido aplazado debido a la incomparecencia de varias de las personas que tenían que sentarse en el banquillo.
Fuentes judiciales informaron además de que uno de los acusados que se encontraba en situación de rebeldía se ha presentado en los juzgados de Santiago momentos antes del inicio de la vista.
En este sentido, el juicio se retomará el día 5 de febrero para dar tiempo a este acusado a que presente su escrito de defensa.
Y.A. y R.A. son dos de los acusados que firmaron sentencia de conformidad de seis meses de prisión y multa de 900 euros por un delito de falsificación de documentos oficiales.
Otro de los acusados, H.A.A., ha sido condenado a seis meses de prisión por delito de receptación.
La Fiscalía ha retirado la acusación con respecto a otros dos acusados dado que ya habían sido juzgados en Barcelona por hechos derivados de la causa.
De las casi treinta personas que en su día resultaron arrestadas en toda España, dos en la provincia de Pontevedra, en el marco de la denominada Operación Boquerón, sólo doce han sido acusadas formalmente ya que el resto se encuentra en paradero desconocido.
Los abogados de algunos de los acusados que hoy se presentaron para el juicio se han reunido con el fiscal para intentar pactar los respectivos escritos de conformidad.
Entre los delitos que se les imputan a los acusados, en su mayoría de origen magrebí, figuran los de robo con fuerza, de asociación ilícita, de hurto y receptación, y de falsificación de documentos.
Tras desmantelarse la red de robo y contrabando de vehículos en el año 2007 y después de siete años de investigaciones, el macrojuicio, que estaba previsto que durase un mes, ha sido aplazado y esta mañana se barajaba una nueva fecha.
Las pesquisas para desarticular esta red de robo y contrabando de vehículos de lujo comenzaron en el año 2006 al descubrirse en el municipio coruñés de Boqueixón una nave en cuyo interior se hallaban siete vehículos de alta gama, algunos de los cuales no tenían placas de matrícula y uno concretamente, marca Mercedes, portaba la placa de un Peugeot 307 perteneciente a un concesionario de Madrid.
Los acusados, según el escrito del fiscal, forman parte de una organización criminal cuyo 'modus operandi' habitual consistía en sustraer los vehículos, habitualmente en concesionarios y talleres, utilizando para circular con ellos placas sustraídas de otros vehículos o extranjeras.
Como fase intermedia, en sus operaciones los integrantes de la red ocultaban los vehículos en localidades próximas a poblaciones con puertos, habitualmente Sevilla, Algeciras o Vigo, entre otras, desde donde los embarcaban en contenedores hacia su destino final, tras modificar los números de bastidor y documentarlos con placas y autorizaciones falsificadas.
Los delitos eran cometidos de forma habitual en los mismos concesionarios o talleres de reparación propios de cada marca, ya que se aprovechaban de que los coches estaban terminados de reparar, matricular o se habían traído a revisar, motivo por el cual las llaves de los mismos solían estar siempre localizables en la empresa.
En la mayoría de los casos los autores han sido siempre personas de origen magrebí vestidos de forma elegante que se hacían pasar por clientes potenciales o se acercaban a los talleres con la excusa de realizar cualquier consulta.
En ocasiones los hurtos se cometían al descuido, cuando el propietario dejaba las llaves del vehículo puestas en el contacto y salía de este para realizar algún encargo o simplemente para abrir la puerta del garaje.
Acerca del proceso de sustracción y ocultación de los vehículos, en una primera fase los acusados dejaban los automóviles sustraídos "enfriándose" -dejando pasar un tiempo desde la sustracción- estacionados en aparcamientos públicos con gran afluencia de coches, en los cuales pasaban más desapercibidos al control policial.
Transcurrido el tiempo que la trama consideraba oportuno, los vehículos eran trasladados hacia el sur de la Península donde posteriormente eran embarcados con destino a otro país, preferentemente al norte de África.
El escrito del fiscal indica que los acusados forman parte de una estructura organizada para delinquir, siendo el promotor y director de la misma Wahid Abboud, con residencia normalmente en el área de Barcelona.
Junto a la jefatura de Wahid Abboud, y como corresponsable de la citada organización delictiva, figura el también acusado Abdelali Laabidi, "constituyéndose ambos en dirigentes de la misma".

 

Tres de los acusados por la red de robo de coches de lujo pactan con Fiscalía

Te puede interesar