Monte Alto potencia el barrio con rutas a pie para sus escolares de Infantil

El Ideal Gallego-2016-01-26-008-79b392e9
|

Los del bando de Hércules llegan a la escuela infantil de Monte Alto desde la avenida que recuerda al héroe mitológico. Su color es el rojo y compiten con las torres, que van de naranja, las sirenas azules con casa próxima a la playa y los que ventilan el color lila bajo el pseudónimo de aire y duermen en barrios alejados como O Castrillón o Los Rosales. Llevan todo el curso pilotando la iniciativa “Paseniño paseniño vou facendo camiño”, en el que colabora el comercio del barrio luciendo sus logos. 
De esta forma, los que siguen las cuatro rutas establecidas y llegan a pie a sus mesas de juego saludan al quiosquero y al panadero, se percatan de las urgencias de la zona y la falta de señalización y aprenden buenos hábitos como prescindir del coche para ir a la guardería. La directora del centro, Montse Sancho, explica que la experiencia salió de una especie de cuestionario donde establecieron el punto cero de cada familia para distribuirlos a través de los cuatro recorridos que hoy tienen hasta banda sonora. 
Y si los que sobrevuelan la ciudad como las gaviotas recuerdan aquella de Pedro Marín en la que decía ser como el aire, las sirenas entonan un tema de Mamá Cabra que habla de una de su especie y los Hércules se alían con el rock para tararear un estribillo épico compuesto por Félix Arias. Por su parte, las torres hacen suya la canción popular en la que desean a diario que le gustaría ser más altos que la Torre. Y lo son porque en estos meses han aprendido a moverse por Monte Alto con el objetivo de que nazca en ellos un sentimiento de pertenencia y responsabilidad con su entorno. 
La implicación de los comercios en la iniciativa es importante, según la responsable, para hacer partícipes a unos y otros de su día a día: “Al formar parte de esto están más valorados por los pequeños”. Lo que hoy coge forma en la escuela infantil no es más que un gesto donde padres, niños y profesores afianzan las relaciones sociales al mismo tiempo que reclaman mejoras que ayuden a tener una mayor seguridad: “Es el paso previo a las rutas de ranitas que existen para llevar a los niños al colegio”. En estas, los niños tienen que ir necesariamente de la mano de un adulto por su edad, pero a fuerza de repetir el itinerario todos los días asimilan la rutina de una forma divertida. Con música, dibujos y símbolos, la actividad se presentará el jueves de forma oficial. 

presentación
A las seis de la tarde, en la biblioteca de Campo de Marte, Félix Arias afinará su guitarra para exponer al resto del barrio un proyecto, en el que también colaboraron alumnos del IES Ánxel Casal. Y es que un grupo de estudiantes crearon una aplicación de móvil para marcar los cuatro trazados y que los padres consulten información añadida sobre las particularidades de los que se acercan por el noroeste o los que cruzan varios distritos hasta pasar por la meta. 
Además, el invento les permite descargar los logotipos, “ilustraciones de Sara Iglesias” y los temas. Lo siguiente será echar a volar a las gaviotas en carnavales, mezclarlas con las torres y los hércules para hacer salir a las sirenas de su hábitat marino. Montse explica que en el entroido, los cuatro equipos pasearán por el barrio para darse a conocer entre los que respiran sobre el mismo perímetro. 
Sus reivindicaciones como ciudadanos partirán de la propia reforma de la plaza, que en la actualidad les obliga a sortear charcos y desniveles cuando llueve, después de que la reforma integral pensada para la zona solo tocara las calles aledañas y dejara al mercado en la misma situación caótica de siempre.

Monte Alto potencia el barrio con rutas a pie para sus escolares de Infantil