Miles de coruñeses salen a la calle para defender la educación pública

Copia de El Ideal Gallego-2013-10-25-002-ec24d08d
|

La comunidad educativa dio buenas muestras de unidad durante la gran jornada de huelga general de ayer. Desde primera hora de la mañana se adivinaba que el seguimiento del paro sería masivo. La entrada a los colegios e institutos de la ciudad se diferenciaba mucho de otros días. Y es que faltaban casi el 90% de los alumnos que acuden a diario. Se notó, sobre todo, en los centros públicos, que fue donde más incidencia tuvo la huelga de ayer. También faltaba buena parte del profesorado de estos colegios. Según los datos de los organizadores, hasta seis de cada diez docentes decidieron no acudir ayer a su trabajo y secundar el paro en defensa de la educación pública.
La ausencia de alumnos en las aulas se visibilizó a partir de las 11.30 de la mañana, cuando comenzaron a congregarse en la plaza de Vigo, de donde partía la primera gran manifestación del día de ayer. Más de 10.000 personas, recorrieron las calles del centro hasta los jardines de Méndez Núñez. Los participantes en esta protesta, convocada por la Plataforma Galega en Defensa do Ensino, integrada por la CIG y el BNG, y en la que también tomó parte el Sindicato de Estudiantes, coreó consignas en contra de la reforma de la ley educativa, personalizadas en la figura del ministro Wert. Al responsable estatal de Educación le calificaron de “enemigo de la educación” y exigieron su dimisión por impulsar una ley que rechaza toda la comunidad educativa.
A su llegada a los jardines de Méndez Núñez, y al grito de “Lomce fora da escola”, los más de 10.000 participantes celebraron un acto festivo con música y consignas a pesar de la fuerte lluvia que cayó durante toda la mañana. Sin soltar el paraguas en ningún momento, los manifestantes permanecieron más de media hora concentrados ante el palco de la música.

seguimiento
Ya por la tarde, a las 19.30 horas, tenía lugar la otra manifestación convocada para ayer. En esta ocasión, se daban cita otros tantos miles de personas, entre alumnos, padres y profesores. Con esta unidad, la comunidad educativa quiso mostrar su rechazo a las políticas que se impulsan desde el Ministerio de Educación, no solo con la aprobación inicial de la Lomce, sino con los recortes en materia educativa que están “matando el sistema”, apuntan. Durante esta segunda manifestación se volvió a exigir la dimisión del ministro Wert. De hecho, el Sindicato de Estudiantes hizo hincapié en esta cuestión. Repitieron ayer que si el ministro no dimite, convocarán una nueva huelga general. Tampoco descartan llamar a la comunidad educativa a secundar un paro indefinido, siguiendo el modelo impulsado por los profesores de Baleares al comienzo de este curso.
A pesar de la satisfacción de todos los participantes, la Consellería de Educación habla de cifras de seguimiento completamente distintas. Incluso, señala que tuvo “un escaso eco”.
Desde el departamento que dirige Jesús Vázquez rebajan el apoyo al paro a apenas un 32% en la provincia coruñesa. Más aún en los centros de enseñanza concertada, donde se fija por parte del Gobierno autonómico en apenas un 9,23%. Educación señala que la nueva ley es una “oportunidad” para actualizar el sistema educativo del Estado y para adaptarlo al siglo XXI”.
Un texto que todavía está en fase de tramitación en el Senado, “por lo que puede enriquecerse con aportaciones de los partidos y grupos representados”, explican.

oposición
Desde el Partido Socialista, el vicesecretario Pedro Armas, criticó el “eclipse educativo” que, dice, ha provocado el conselleiro de Educación y el ministro Wert. El socialista criticó la falta de consenso en la redacción de la Lomce y el amplio rechazo de todos los sectores educativos, por lo que augura el fracaso de esta normativa. Señaló que se trata de una ley de educación ideológica en vez de pretender que sea una ley de educación general, y censura que haya más religión, menos becas, más beneficios para la educación privada y “menos derechos y oportunidades para los que menos posibilidades económicas tienen”.
Desde la CIG-Ensino, Anxo Louzao, valoró muy positivamente la participación de toda la comunidad educativa en la huelga de ayer y agradeció la unidad en contra de una ley que, dice, “é un atentado a un servizo básico e a un dereito fundamental como é o dereito a educación”. Considera la Lomce “unha lei ao servizo da exclusión social”.

Miles de coruñeses salen a la calle para defender la educación pública