Rescatan del agua a un furtivo que faenaba en las rocas de punta Herminia

|

El Ideal Gallego-2011-05-10-009-d65b05e8

  Abel peña > a coruña

  Podría haber sido una tragedia, pero la intervención de un testigo y la pronta actuación de los servicios de emergencia evitó que M.F.V., un supuesto furtivo que estaba recogiendo percebe en las rocas de punta Herminia, muriera ahogado en un mar demasiado bravo como para faenar en él, con licencia o sin ella. Cuando fue rescatado, por la lancha de Salvamar Mirfak, sufría una fuerte hipotermia y poco después de llegar al muelle de Oza, una ambulancia de Protección Civil lo trasladaba al Complejo Hospitalario.
Hasta Oza acudieron también varias unidades de la Policía Nacional, algunos de los cuyos agentes habían colaborado en el intento de rescate de la víctima justo antes de que la lancha de rescate hiciera acto de presencia. En el muelle también se encontraba Amable Javier Pérez, otro mariscador (éste con licencia), que se despidió de su colega furtivo, que tiritaba pálido envuelto en una manta térmica mientras los voluntarios lo subían a la ambulancia: “¡Ánimo, hombre que esto no es nada!”.
Pérez lo había visto por primera vez poco más de media hora antes, cuando estaba corriendo por el parque que rodea la Torre de Hércules. En ese momento M.F.V. ya había caído a las aguas y estaba debatiéndose con las olas. “Me di cuenta de que la situación era desesperada porque ya no le quedaban fuerzas  y las olas le empujaban contra las rocas”. El furtivo llevaba un traje de neopreno pero, aún así, el océano estaba demasiado frío como para soportarlo durante mucho tiempo y no conseguía escapar de la resaca por sus propios medios.

Con una cuerda > Los primeros efectivos en llegar al lugar en cuestión fueron policías locales y del 091, pero la experiencia de Pérez fue de mucha ayuda. “Llevo mariscando desde los 13 años y conozco el lugar muy bien. Hay un paso por el que se podía intentar llegar a él, era difícil pero podía hacerse”. Con la ayuda de una cuerda cuyo extremo sostenían los agentes de la autoridad, el mariscador fue acercándose a donde se encontraba el supuesto furtivo, que estaba cada vez más pálido y se debatía con menos fuerza.
Fue entonces cuando apareció la lancha Salvamar, unos ocho minutos después de que hubieran recibido el aviso en la torre de Salvamento Marítimo. La presencia de la embarcación de rescate cambió la situación radicalmente. “Era mucho más fácil recoger al hombre desde allí que desde las rocas”, explicó el mariscador.
Una vez a bordo tanto Pérez como el supuesto furtivo, pusieron rumbo al muelle de Oza. Para combatir la hipotermia, se le despojó al furtivo de su traje de neopreno y se le puso ropa seca, además de envolver con una manta térmica. El estado de la víctima se veía agravado por el hecho de que estaba muy delgado y “no en muy buena forma”, según explicaron fuentes de los servicios de emergencia, que sospechan que se trata de un toxicómano. A pesar de todo, su vida no corría peligro.
Accidentes como el de ayer suelen ocurrir de tanto en tanto en Punta Herminia, normalmente protagonizados por furtivos. Uno de los más recientes tuvo lugar el pasado día 23 de febrero, a las dos y media de la tarde, cuando un barco pesquero rescató a un furtivo después de que la coordinadora de emergencias 112 pusiera en marcha un dispositivo de rescate.


 

Rescatan del agua a un furtivo que faenaba en las rocas de punta Herminia