La Xunta adjudica las primeras viviendas de la Sareb a desahuciados

GRA055. SANTIAGO DE COMPOSTELA, 17/03/2015.- La conselleira de Medio Ambiente, Ethel Vázquez (i), y el responsable de la Sareb, Óscar García Maceira (d), firman un convenio para la cesión de inmuebles al Instituto Galego de Viv
|

La Xunta adjudicó las primeras viviendas cedidas por la sociedad estatal Sareb a familias afectadas por ejecuciones hipotecarias o por desahucios por falta de pago del alquiler en las provincias de A Coruña y Pontevedra.
La comisión provincial de vivienda propuso esta semana la adjudicación de cuatro viviendas en Vigo y una en Porriño, y en los próximos días estudiará dos casos más, mientras que en la provincia coruñesa se acogieron a este proceso dos familias que recibieron sus viviendas en Ferrol y en Culleredo, informaron ayer a través de un comunicado fuentes del gobierno autonómico.

ajustada a los ingresos
El pasado 17 de marzo, la Xunta y la Sareb firmaron un convenio por el que el Instituto Galego de Vivenda e Solo gestionará en una primera fase medio centenar de viviendas cedidas por la entidad estatal, que se adjudicarán en régimen de alquiler temporal y con una renta mensual que no podrá superar el treinta por ciento de los ingresos de la unidad familiar.
Los adjudicatarios de las viviendas pagarán la renta de un alquiler social y los consumos que originen (energía, agua, etc.), pero no les corresponderá abonar los gastos de comunidades y tasas o impuestos de la vivienda, que serán por cuenta de Sareb, así como los gastos extraordinarios de mantenimiento de la habitabilidad y reparaciones de las viviendas.

mantenimiento
Por su parte, el IGVS se hará cargo de los gastos correspondientes a la obtención del certificado de eficiencia energética si la vivienda no dispone de él, gastos de mantenimiento y reparaciones comunes y de gestión y administración de los alquileres.
Este convenio tiene una vigencia de cuatro años prorrogables por periodos de un año y, a su término, el instituto gallego devolverá a la Sareb las viviendas vacías o las que tengan contratos en vigor.
Esta iniciativa forma parte de una amplia batería de medidas llevadas a cabo por el gobierno gallego con el fin de aliviar la situación de las familias que se enfrentan a un desahucio.
Entre los acuerdos alcanzados con diferentes entidades, se encuentra también el firmado hace poco menos de un mes con Abanca para que en los casos de desahucio, la familia pueda continuar en el inmueble en régimen de alquiler social, cuya financiación asumirían la administración y el banco.

La Xunta adjudica las primeras viviendas de la Sareb a desahuciados