Las comparsas piden un Entroido más ambicioso y relevo generacional

Jesús Abruñedo Fraga, “Grifa”, reconocido como Choqueiro de Monte Alto 2020 | quintana
|

La familia de los Choqueiros de Monte Alto ya tiene un nuevo miembro. Jesús Abruñedo Fraga, “Grifa”, recibió ayer la placa de reconocimiento de la mano de la concejala de Fiestas, Diana Cabanas. Esta se colocará junto al resto de insignias instaladas en la calle de San José, en la que se exalta la figura del Entroido coruñés. El Choqueiro de Monte Alto 2020 estuvo arropado, además, por  la comparsa Os Maracos.

La labor de la figura del choqueiro es, para la concejala, “un sentimiento”. Más que un disfraz o una peluca, desempeñar esta labor es sinónimo de “buen rollo y sonrisas que reconfortan a la gente”, dijo Cabanas. Así, la ciudad “baila alegre con los choqueiros”, que “comparsean 365 días alrededor del sol”.  

Por su parte, el portavoz de Os Maracos, Romualdo Irixoa, aprovechó el acto para reivindicar el valor de esta celebración para la ciudad y pedir más apoyo al Gobierno local de cara a próximas ediciones. “Desde las comparsas pedimos que el Entroido de este año fuese como el anterior, ya que el actual Gobierno local acaba de llegar y era una edición de transición”, explicó. De cara al 2021, no dudó en exponer su opinión, que pasa desde el deseo de que el programa sea “más ambicioso” hasta la creación de “una canteira de comparsas”. “Es necesario que haya un relevo generacional y que se invite a los jóvenes de los institutos a participar en el certamen de comparsas”, propuso.

 

Recuperar los apropósitos

Y es que el portavoz de Os Maracos considera que “no se valora lo suficiente el Entroido coruñés”, una cita que reúne a miles de personas en la calle de la Torre y que intentaron convertir hace años en Fiesta de Interés Turístico Internacional, algo que ahora “hay que retomar”. Otra de las ideas aportadas por Irixoa fue la de recuperar los apropósitos. “Es una obra de teatro que cuenta los acontecimientos que pasan en la ciudad, críticos con el poder, con los curas y con el Ayuntamiento”, declaró.

Los apropósitos son un espectáculo “desconocido” para las nuevas generaciones. “La gente mayor lo recordamos, pero la más joven no tiene noticias de su existencia”, apuntó. Así, terminó de poner en valor la tradición tan especial para Os Maracos, entre otras muchas comparsas. “Lo que hay el martes en la calle de la Torre no lo hay en ningún sitio de Galicia”, concluyó Irixoa.

Las comparsas piden un Entroido más ambicioso y relevo generacional