La Audiencia juzga a un joven que arrancó parte de una oreja a otro de un mordisco

|

El Ideal Gallego-2011-07-16-008-2e78d7c6

  redacción>a Coruña

  La Audiencia Provincial ha fijado para el próximo martes el juicio por el ataque que sufrió en noviembre de 2008 un joven cuando se encontraba de fiesta en la zona de Méndez Núñez. El encontronazo con otra pandilla acabó con él en el hospital, con parte de una oreja amputada de un mordisco.Ahora, la persona a la que señala como autor de ese ataque se enfrenta a una petición de condena que va desde los dos años de cárcel que solicita el fiscal hasta los cinco que reclama la acusación particular.
En los dos casos se culpa al joven de un delito de lesiones, pero para la representación legal del perjudicado –que ejerce el abogado José Ignacio Santaló– esas lesiones causan deformidad, ya que el herido nunca recobró la apariencia normal de su oreja, a pesar de que su padre recuperó aquella misma noche el trozo amputado y lo llevó al hospital para su reinjerto.

Operaciones > En atención al perjuicio estético que la mordedura ocasionó, la Fiscalía reclama una indemnización de 1.660 euros, que la acusación particular eleva hasta los 26.000 en atención a las tres intervenciones quirúrgicas a las que tuvo que someterse el herido. Como se detalla en su escrito de calificación, la primera fue para volver a implantar la parte de la oreja que había sido seccionada, y que había hallado la familia del chico en las inmediaciones del Banco Pastor aquella misma noche. Dado que el injerto no fue exitoso, tuvo que someterse a una segunda cirugía en la que se le trasplantó a la zona piel de otra parte de su cuerpo, intervención que también tuvo sus complicaciones.
En total, el joven tuvo que pasar diez días ingresado y no recuperó su aspecto habitual, si bien la Fiscalía únicamente habla de una secuela por “cicatriz de tres centímetros en el lóbulo auricular izquierdo”.
Además, el Ministerio Público considera que también este herido es autor de un delito de lesiones, por propinar a su rival empujones, puñetazos y otros golpes. En su caso, le reclama el pago de una multa de 120 euros, más 600 de indemnización.


 

La Audiencia juzga a un joven que arrancó parte de una oreja a otro de un mordisco