EDAR Bens ya es la primera empresa supramunicipal de la comunidad

La fi rma del acuerdo entre los alcaldes tuvo lugar en el palacio municipal de María Pita
|

Los ayuntamientos de Arteixo, Culleredo, Oleiros y Cambre rubricaron ayer el acuerdo por el que pasan a participar en la empresa pública EDAR Bens, que se encarga de gestionar la nueva depuradora de aguas residuales de A Coruña, que lleva funcionando desde hace unos meses. El alcalde, Carlos Negreira, destacó que el acto de ayer supone la creación de la “primera empresa supramunicipal de Galicia”, que permitirá que todos los municipios implicados participen en el control del ciclo del agua.
Ya en febrero del año pasado los alcaldes se había reunido para firmar su adhesión a esta sociedad mercantil, de manera que el acto de ayer consistió sobre todo en la compra de acciones por parte de los cuatro ayuntamientos que depuran sus aguas, que sentarán a sus representantes en el consejo de administración. Como los asientos están repartidos en proporción al número de habitantes de cada municipio, seis serán ocupados por el propio Negreira y otros cinco concejales de su gobierno, mientras que los municipios del área metropolitana contarán solo con uno cada uno. El día 12 está previsto que se reúnan por primera vez.
El alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, mostró su satisfacción por la firma del acuerdo porque “mientras otros hablan de uniones vacías de contenido, aquí nos hemos juntado para llevar algo a cabo” y destacó la importancia que tiene la depuradora para la degradada ría de O Burgo, que ya no tiene que soportar que las aguas fecales contribuyan a contaminarla. Una idea que también recogió la alcaldesa en funciones de Cambre, María Jesús González. En cuanto al primer edil de Arteixo, Carlos Calvelo, puso en valor la limpieza en las playas, como la de Bens o la de Suevos, que a partir de ahora estarán también libres de fecales.

optimizar recursos
Este acuerdo se debe a al generosidad, la voluntad de diálogo y la innovación”, aseguró Negreira que destacó que la depuradora, que lleva en funcionamiento más de un año, completa el ciclo del agua. Más allá del medio ambiente, el objetivo declarado del Ayuntamiento es abaratar costes y lograr que los vecinos paguen la tasa por el servicio de depuración de agua “más baja de Galicia e, incluso, de España”. Negreira afirma que la tarifa aprobada en un primer momento está ya por debajo del canon de saneamiento fijado por ley, aunque confía en que se rebaje al “optimizar recursos” con la gestión mancomunada. El precio que los cinco ayuntamientos aceptaron en febrero del año pasado, es el establecido por la Xunta: 28 céntimos por litro.
Su construcción tuvo un coste de 130 millones de euros, financiados en un 85% por la Unión Europea, a través de los Fondos de Cohesión. En el caso de A Coruña, las facturas de Emalcsa comenzaron a incluir ya la tasa por este servicio este año. Al margen del ahorro, el nuevo impuesto puede suponer hasta diez euros más por hogar cada trimestre en el recibo del agua, siempre en función del consumo que se haga en cada hogar. n

EDAR Bens ya es la primera empresa supramunicipal de la comunidad