Gallardón promete promocionar A Coruña entre los madrileños si Negreira es alcalde

|

El Ideal Gallego-2011-05-19-005-0509456f

elecciones 22-m la campaña

p. g. l. > a coruña
  Los coruñeses le pidieron autógrafos, besos y muchas fotos. El encargado de revolucionar ayer por la tarde el centro de la ciudad no fue Mario Casas ni cualquier otro actor de moda entre los adolescentes, sino el aspirante del PP a la reelección en el Ayuntamiento de Madrid, Alberto Ruíz-Gallardón.
¿Y qué hace el actual alcalde de la capital española en la ciudad? Lo explicó el propio Gallardón: “Pocas cosas me hacían más ilusión que estar con Carlos Negreira apoyando su proyecto”. Y es que el regidor madrileño, como buen amigo del candidato del PP en A Coruña, había sido invitado por este último a participar en el mitin central de los populares en el Coliseo. Pero una tormenta en Barajas le obligó a cancelar sus planes de vuelo. “Les pido disculpas, pero los imponderables de la aviación me impidieron estar el día 7”, explicó el alcalde de Madrid, que confesó que le solicitó a sus asesores que le buscasen “un momento para estar aquí”.
Ese momento fue ayer por la tarde. Primero en un breve acto en la sede electoral del PP. Y después en un “paseo” –su ritmo es como el de la capital: acelerado– de 40 minutos entre Federico Tapia y la playa de Riazor, en el que el candidato popular en la ciudad ejerció de guía, y el invitado se encargó de promocionar a Negreira a todo el que se encontraba por delante: “¿Conoce al candidato del PP a la alcaldía de A Coruña? Se lo presento: es Carlos Negreira?”.
Pero Gallardón no solo vino a la ciudad para apoyar el programa de su partido en A Coruña. También tiene planes de futuro en caso de que tanto Negreira como él ganen las elecciones el domingo. Así, ambos se comprometieron a establecer un convenio de colaboración A Coruña-Madrid para la promoción conjunta de la cultura y el turismo. Es más. Gallardón aspira a un único sistema que permita a los madrileños que vengan a la ciudad emplear el transporte público y acceder a todos los museos, y viceversa.
A esto sumó su promesa de que, en caso de que el líder del PP, Mariano Rajoy, gane las elecciones nacionales, entrar en su despacho de Moncloa acompañado de Negreira para pedirle un compromiso firme con la alta velocidad para Galicia.

Expectación > Al margen de las muestras de apoyo y los compromisos, fue el recorrido de Gallardón por la ciudad lo que más expectación generó entre los coruñeses. Y es el que el alcalde de Madrid no dudó en entrar en todos los establecimientos para vender a su compañero, en alguno de los cuales tenían enmarcada una foto de su última visita durante  las elecciones autonómicas. Incluso aprovechó una parada en una óptica para, mientras hacía campaña, arreglarse una patilla de la gafa. No pudo evitar acariciar varios perros, que, aunque no votan, son su debilidad, según sus allegados, y charlar con un voluntario de Acnur, al que le solicitó una dirección de correo para que le enviase más información. A quien no atendió fue a los manifestantes del Obelisco, que lo siguieron desde la plaza de Lugo hasta Riazor.
“¡Gallardón, Gallardón!”, le gritaban desde las ventanas de los edificios. “¡Estás en los huesos!”, le comentó una vecina, que aseguró que lo veía “más delgado que en la tele”. Según Gallardón, la pérdida de kilos es culpa de la campaña. Como madrileño, no pudo evitar la tentación de bajar a la playa, donde, tras unas fotos, se despidió de Negreira con un fuerte abrazo. “El domingo por la noche nos hablamos”, le dijo.

Gallardón promete promocionar A Coruña entre los madrileños si Negreira es alcalde