Las autoridades de EEUU instan a reducir el contacto social ante el repunte de casos

Varias personas esperan para hacerse un test de Covid-19 en Miami, Florida | cristobal herrera (efe)
|

Reducir el contacto social es uno de los objetivos de las nuevas medidas adoptadas para frenar la propagación del Covid-19 en los estados de EEUU en los que ha repuntado, como es el caso de Florida, donde ayer se contabilizaron 10.328 casos nuevos y 90 fallecimientos. 

Las muertes asociadas al nuevo coronavirus bajaron por primera vez en cuatro días por debajo del centenar, una buena noticia para los floridanos preocupados por la escalada registrada desde mediados de junio, que ha hecho de Florida el tercer estado en número de contagios de un país que es el número uno a nivel mundial. 

Más de 139.300 muertos
El número de casos en Estados Unidos superó ayer los 3.650.000, mientras que las muertes ascendieron a 139.300, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins. 

En Florida, desde el 1 de marzo hasta la fecha 337.569 personas se han contagiado y 4.895 han fallecido por Covid-19, de acuerdo con los datos facilitados por el Departamento estatal de Salud de Florida. 

Miami-Dade, el epicentro del Covid-19 en Florida y cuarto condado del país por número de casos, se apuntó 3.159 positivos en 24 horas y la cuenta total subió ayer a 81.026, de los cuales 1.274 fueron casos mortales. 

Las autoridades de Miami-Dade y sus ciudades, así como las de otros dos condados del sur de Florida, Broward y Palm Beach, con 1.298 y 684 casos nuevos hoy cada uno, anunciaron medidas para tratar de frenar el avance del Covid-19 sin ordenar una nueva cuarentena que tendría efectos nefastos en la economía y el empleo. 

Se acabó la fiesta
Mascarillas obligatorias, límites a las concentraciones de personas no solo en ámbitos públicos y toques de queda desde más temprano son la combinación favorita en estos paquetes. 

En Miami Beach a partir de ahora los residentes y turistas que quieran divertirse, con las restricciones de rigor, en la zona de restaurantes, bares, discotecas y clubes de South Beach solo podrán hacerlo hasta las 20.00 hora local. 

A esa hora comenzará un toque de queda que en otras ciudades de Miami-Dade se inicia a las 22.00 hora local y que no rige para trabajadores esenciales, entre otras excepciones. 

Además, las reuniones en domicilios particulares están limitadas a diez personas y los infractores pueden enfrentar cargos penales. 
Las fiestas juveniles que han proliferado con la reapertura de los estados después del confinamiento son una de las actividades sociales que más preocupan a los médicos y responsables de salud pública en todo Estados Unidos. 

En Alabama y Texas se investiga si es cierto que se celebran unas llamadas “fiestas Covid-19” que tienen el objetivo declarado de que los asistentes se contagien, pero hasta ahora no hay nada concluyente, según informaron medios como CNN. 

Una concentración no juvenil pero preocupante igualmente, la convención estatal del Partido Republicano de Texas, el cuarto estado del país con más contagios, recibió un “no” de la justicia de este estado. 

“En medio de una pandemia, las puertas (de la convención estatal republicana) permanecen cerradas”, dijo el alcalde de Houston, el demócrata Sylvester Turner, al anunciar este sábado el fallo de un tribunal de apelaciones en su cuenta de Twitter.

Las autoridades de EEUU instan a reducir el contacto social ante el repunte de casos