El callejero espera a que continúe la normalización de la toponimia

02 junio 2017 Arteixo.- El Gobierno municipal comenzó ayer con la normalización de la toponimia del callejero de A Coruña con el cambio de placas de la avenida de Arteixo, eliminando las que recogían la versión en castel
|

El Gobierno municipal dio a comienzos del pasado mes de junio el primer paso de cara a la normalización de la toponimia del callejero urbano. El punto de partida fue la avenida de Arteixo, pero por el momento no se llegó a otros lugares de Galicia repartidos por la ciudad.
La avenida de Finisterre o las calles de Villa de Lage, Mellid y Río Jallas figuran entre las vías que deberían cambiar su denominación para adaptar su toponimia a la ley. En total, serán más de una veintena los lugares renombrados. “O que é normal en todos os ámbitos do noso país, nas vilas e nas cidades, tamén debe ser normal no rueiro da nosa cidade”, señaló aquel día el alcalde coruñés, Xulio Ferreiro. 
El 1 de junio, cuando se descubrió la primera placa de la avenida de Arteixo, se anunció que estas actuaciones continuarían durante las siguientes semanas, pero todavía no hay noticias sobre nuevos cambios en el callejero coruñés.
Este periódico contactó ayer con fuentes del Gobierno municipal, pero estas no dieron una respuesta sobre si existe una fecha prevista para continuar con estas modificaciones.

Otras modificaciones
La adaptación de los nombres de algunas calles y plazas de la ciudad a la toponimia legal no son los únicos cambios realizados por la Marea Atlántica en el callejero desde que llegó a María Pita hace algo más de dos años.
La Ley de Memoria Histórica propició desde entonces varios cambios en la ciudad. Por ejemplo, la plaza de Millán Astray pasó a ser conocida como la de As Atochas, comandante Barja se convirtió en Riazor, Teniente coronel Teijeiro, que es ya la calle de la Filantropía, o la plaza del Castillo de Olite, que ahora es conocida como la de Tornos. 
Además, las avenidas del general José Sanjurjo, Alférez Provisional, de los Caídos y de Joaquín Planells Riera –junto a su paralela– pasaron a ser las avenidas de Oza, de O Porto, de la Concordia y del Ferrocarril.
Otras variaciones fueron la Costa da Unión, que recuperó su nombre en lugar del teniente general Gómez Zamalloa, Juan Canalejo pasó a ser la calle del Socorro y General Mola se convirtió en Álvaro Cebreiro.
También existen otros ejemplso como Arcadio Vilela Gárate, Salvador y Merino, Pepín Rivero y Sargento Provisional, que se convirtieron en las calles de Cultura, Ría de O Burgo, Educación y Alberto Datas Panero.
Una de las últimas variaciones en el callejero coruñés fue la desaparición de la calle del cabo Santiago Gómez, que ahora se conoce como la de la Orquesta Sinfónica de Galicia. l

El callejero espera a que continúe la normalización de la toponimia