Los inversores en Novagalicia deciden demandar al FROB al sentirse engañados

Los empresarios comprometieron su adquisición el 12 de enero de 2012 javier alborés
|

Los accionistas privados de Novagalicia Banco acudirán a la vía penal para defender sus derechos. Consideran que el FROB los ha engañado, ya que los datos contables del banco en la fecha de adquisición de las acciones fueron posteriormente modificados con un impacto muy relevante sobre el valor de la entidad gallega, que tuvo que dotar provisiones adicionales por 2.393 millones de euros.

Antes de presentar la demanda, los afectados solicitarán informes jurídicos para determinar si dicha demanda se plantea de forma colectiva o si lo hace cada socio por separado.

 

reunión

Ayer, los empresarios gallegos (entre los que se encuentran, entre otros, Gadisa, Alsa, Azkar, Coren, Hijos de Rivera, Manuel Jove y Copasa) mantuvieron una reunión con el objetivo de debatir sobre las medidas que iban a tomar. Finalmente, han decidido presentar la demanda contra el organismo dependiente del Banco de España, aunque todavía queda por saber si ampliarán esa denuncia contra Novagalicia Banco.

Creen que los datos del banco fueron modificados después de haber comprado las acciones

Según fuentes conocedoras de la reunión, los inversores denuncian que los ajustes contables de la entidad solo se llevaron a cabo en las cuentas de 2011, que tardaron muchos meses en publicarse, por lo que ellos no tuvieron acceso una información veraz sobre la situación en la que se encontraba el banco presidido por José María Castellano ni a 31 de diciembre de 2011, ni el 12 de enero de 2012, fecha en la que adquirieron las participaciones.

Los accionistas alegan que el ajuste que se llevó a cabo en el patrimonio de Novagalicia y que lo redujo a solo una tercera parte de lo que se había estipulado previamente se realizó con anterioridad al 1 de diciembre de 2011. Por ello, el FROB ya tenía conocimiento de este ajuste el día que los empresarios ratificaron sus inversiones y, sin embargo, ni el organismo del Banco de España ni Novagalicia informaron de esta circunstancia a los accionistas, por lo que tampoco les advirtieron de cómo podrían dichos ajustes influir en la situación de la entidad gallega.

Los inversores en Novagalicia deciden demandar al FROB al sentirse engañados