Sánchez ratifica ante el PSOE que agotará la legislatura con o sin presupuestos

GRAF1621. MADRID (ESPAÑA), 05/11/2018.- El presidente del gobierno Pedro Sánchez, junto a la vicepresidenta segunda del Congreso de Diputados Micaela Navarro (i), y a la Portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diput
|


Tras asegurar que Sánchez “no renuncia a ningún apoyo” para sacar adelante las cuentas de 2019, Ábalos defendió que “nada tiene que ver” el proceso judicial contra los líderes independentistas del procés con el debate presupuestario: “No se puede vincular, nada tiene que ver una cosa con otra”, ha afirmado.

Salario mínimo
No obstante, subrayó que lo que prima para el Ejecutivo es poner en marcha la subida del salario mínimo interprofesional, la actualización de las pensiones y las ayudas a los mayores de 52 años, entre otros objetivos, y que cuenta con “instrumentos” para llevarlo a cabo, si su proyecto 
presupuestario no sale adelante.

En su comparecencia, el ministro volvió a admitir que la Abogacía del Estado atiende a la política del Gobierno, como órgano dependiente de la Administración que es, pero rechazó que eso suponga que “hay injerencia” o que “se pueda pedir al abogado del Estado que te haga un informe que no sea ajustado a derecho”.

Usar los servicios el Estado
“El Gobierno siempre usa la Abogacía del Estado. Yo llevo escasos meses, pero yo uso mucho la Abogacía del Estado y debo usarla, porque me establece los limites legales. Esto es así y no pasa nada: usamos la Abogacía del Estado, los gabinetes de comunicación, los gabinetes técnicos. Los servicios de la Administración están para usarlos”, argumentó el responsable de Fomento.
Además, destacó que el Ejecutivo socialista ha “ido bastante más allá” al introducir el delito de sedición como acusación de la Abogacía del Estado, frente al gobierno del PP, que “solo hablaba de malversación”.

No obstante, descartó que Sánchez vaya a impulsar una actualización del delito de rebelión, como anunció el pasado mayo, por considerar que “en pleno proceso judicial no cabe plantear una reforma del Código Penal”, porque el debate legislativo paralelo que se produciría “contaminaría” dicho proceso.
En el análisis de la situación política y económica que abordó Sánchez con su ejecutiva, los socialistas convinieron que los desafíos a los que se enfrenta su Gobierno no son más intensos o importantes que los de otras etapas de la historia democrática del país, pero se quiere generar “de forma artificial” la sensación de que en España existe una gran “crispación”.

Tensión y crispación
En el PSOE creen que por eso en la derecha “se trabaja la imagen de tensión y crispación, buscando siempre la polémica en hechos que van más allá de la realidad”, cuando la situación de España “no es tan tensa como algunos quieren plantear”.

Convencido de poder superar el trámite de las enmiendas a la totalidad de los presupuestos, el Gobierno esgrime que su empeño es garantizar la gobernabilidad y defiende que hasta ahora logró las mayorías necesarias para sacar adelante sus iniciativas.
En el balance de su gestión sitúan en su haber que la economía funciona con crecimiento y que el intento de normalización y diálogo institucional con Cataluña “se está consiguiendo”, al tiempo que la justicia “sigue su proceso con rigor e independencia”.

Sánchez ratifica ante el PSOE que agotará la legislatura con o sin presupuestos