El Celta sueña con despegar

|

El Celta y el Valencia dirimirán en Balaídos el partido más atractivo de la jornada sabatina de la Liga BBVA, en la que el Eibar intentará ante el Getafe seguir en los puestos altos, mientras que el Málaga y el Granada tratarán de salir de abajo en sus duelos ante el Betis y el Rayo Vallecano.
En Vigo se abrirá la activad del día (16.00 horas) con un atractivo choque entre el Celta, tercer clasificado, y el Valencia, séptimo a seis puntos, en el que los locales buscarán confirmar su buen estado de forma y seguir en la pugna con el Real Madrid y el FC Barcelona, y los visitantes, por su parte, olvidar sus dudas a domicilio para no desengancharse de los puestos altos.
El partido es, por lo tanto, clave para ambos y los de Eduardo Berizzo pretenden recuperar su fortaleza como locales para seguir demostrando que su nivel futbolístico está acompañado de resultados importantes. El equipo no ha sido capaz de ganar sus dos últimos partidos en Balaídos, con empate sin goles ante Getafe y derrota contra el Real Madrid (1-3), y quiere revertir la racha ante un rival que flojea lejos de Mestalla y sigue sin Negredo.
Por otro lado, el Eibar pretende mantener su buen inicio de temporada con un triunfo en Ipurua (20.30) contra un Getafe que vio frenado su progresión ante el FC Barcelona.
Los de José Luis Mendilibar quieren hacer bueno su segundo partido consecutivo en casa tras batir el pasado domingo al Rayo Vallecano y sumar tres puntos que les afiancen en los puestos europeos, aunque el objetivo sea la permanencia. El conjunto armero es siempre complicado de caer en su estadio, donde se muestra muy sólido a nivel defensivo.
En Vallecas (20.30), el Rayo Vallecano tendrá un duelo directo con el Granada, al que aventaja en la clasificación en tres puntos y en lo que será el retorno de José Ramón Sandoval al barrio madrileño tres años después de salvar a los franjirrojos en el último partido de liga precisamente ante el equipo nazarí. Los de Jémez buscan hacer valer de nuevo su condición de local.

El Celta sueña con despegar