El Ayuntamiento desplazará equipos de asistentes sociales a los cinco barrios más vulnerables

El Ayuntamiento presentó el nuevo plan de descentralización a los representantes de las entidades sociales de la ciudad
|

La Concejalía de Justicia Social y Cuidados ha decidido cambiar el actual modelo de Servicios Sociales, más centralizado, por otro de proximidad. En el centro cívico de San Diego se instalará un equipo formado por una trabajadora social, de atención inmediata, dos de referencia, una educadora, una auxiliar y una directora. Los siguientes equipos serán Os Mallos, Monte Alto, Labañou y Elviña. No solo son los distritos 2, 3, 5 y 7, de mayor población, sino en los que existe una mayor “vulnerabilidade social”. “O noso modelo se base na acción e nos feitos, e temos moitísimos datos”, asegura la responsable, Silvia Cameán.  
La descentralización se iniciará el 17 de septiembre. Las personas atendidas por trabajadoras sociales será avisadas por estas y las que nunca acudieron podrán acudir a cualquiera de los cinco equipos, el que les quede más próximo; las que estaban atendidas por el programa de trabajo con familias serán atendidas en su centro cívico de referencia. En el anterior mandato, el Gobierno de Carlos Negreira estructuró el servicio de Valoración, orientación e información en tres unidades: el Ágora (que atiende el 43% de los expedientes), Cuatro caminos (36%) y la Unidad de Atención Social de Monte Alto, que gestiona el 17% restante. 
Con esta medida, el Gobierno de la Marea Atlántica liquida el sistema del PP y apuesta por otro  basado en la cercanía de equipos multidisciplinares que resuelvan cualquier problemática. Para Cameán, es un principio básico que los Servicios Sociales comunitarios estén descentralizados: “Se ti eres unha persoa que va aos Servicios Sociais, agora os vas atopar preto da túa casa”. Además, actualmente atiende al usuario una única profesional y pronto serán varias las que ofrezcan “unha atención integral e de calidade. 
Un 63% con solución 
Durante el acto, en el que también participó el alcalde, Xulio Ferreiro, se dieron a conocer varias estadísticas para avalar la actuación de los Servicios Sociales. El alcalde aseguró que gracias a una buena gestión se ha podido descongestionar el servicio y que el 63% de las demandas ya tienen resolución en el Servicio de Atención Inmediata (SAI). Cameán, por su parte, destacó el elevado gasto que realiza el Ayuntamiento, comparándola con Vigo. En el caso de la ciudad olívica, el gasto por habitante es de 64,83 y A Coruña 104,94. “Somos o Concello de Galicia que mais invirte en gasto social”, proclamó Cameán. De hecho, los 26,4 millones de euros suponen más del 10% del presupuesto municipal. Este incremento sirvió también para poner en marcha nuevos programas. 
El número de menores beneficiarios del programa de becas comedor se incremento en un 57%. El de alimentación a menores en períodos no lectivos se incrementó se incremento en un 474%: de 74 en 2015 a 425 beneficiarios en 2017. Las ayudas de emergencia social también se incrementaron en un 23%, pasando de 1.875 ayudas en 2015 a 2.307 en 2017.
La renta social, una de las medidas estrella del Gobierno de Xulio Ferreiro y muy discutida por la oposición, se concedió, según los datos municipales, a 293 familias que “hoxe teñen cubertas as necesidades mais básicas e que antes non”. A estas alturas se ha ejecutado el 50% partidas lo que “amosa que é unha medida totalmente implementada”. El centro Abeiro atendió en el 2017 a 167 personas y realizó 3.429 atenciones. “Este modelo de Servicios Sociais baséase na acción e nos feitos”, concluyó Cameán. l

El Ayuntamiento desplazará equipos de asistentes sociales a los cinco barrios más vulnerables