La huelga del personal de seguridad de Alvedro amenaza con causar importantes retrasos en los vuelos

|

Los vigilantes de seguridad del aeropuerto de Alvedro han convocado una huelga, que consistirá en paros alternativos a partir del día 20 para reclamar una mejora en sus derechos laborales. 
Desde el sindicato FesMC UGT  indican que los paros parciales se prolongarán hasta que se llegue a una solución con la empresa concesionaria, Eulen Seguridad, por lo que prevén causar importantes retrasos en los vuelos en plena temporada alta de viajes por turismo. La previsión es dejar los puestos de trabajo precisamente en las franjas horarias en las que haya más frecuencias. 
El representante sindical Juan Manuel Carreira desconoce si se llegará a una solución antes de estas protestas o si les impondrán servicios mínimos, pero afirma que si las reivindicaciones siguen adelante habrá retrasos. En todo caso, tranquiliza a los usuarios de Alvedro porque “volar sí se podrá volar, nadie se quedará en tierra”, dado que cada paro durará únicamente una hora. 
La medida de presión tiene como objetivo principal que la compañía iguale los salarios de los 36 profesionales que trabajan en la instalación aeroportuaria y, sobre todo, de los que se ocupan del servicio de radioscopia. Según denuncia Carreira, el vigilante que se sienta junto al escáner del equipaje en los filtros recibe un plus de “200 euros”. Sin embargo, los compañeros que se colocan en el arco o en la cinta no reciben ese dinero pese a estar igualmente sometidos a la radiación. “Queremos que se equiparen las condiciones de todos”, destaca el secretario general adjunto de FeSMC UGT, que indica que “es igual de dañina para todos”.
Descontento con los horarios
En estos paros, que también se repetirán en Lavacolla (Santiago) –y posiblemente surjan en el aeródromo de Peinador, en Vigo, también hay un trasfondo vinculado a los horarios. Carreira explica que muchas veces los trabajadores del último turno tienen que hacer horas de más porque el vuelo que finiquita la jornada en la terminal se retrasa. “Hacen turnos de ocho horas y se tienen que quedar y eso no puede pasar, o si pasa debe ser compensado”, remarca el portavoz.
Otro de los problemas con las horas de más es que, según cuentan, la empresa les envía a hacer los cursos que les demanda AENA “fuera del horario laboral y debería ser dentro”. Es decir, muchos operarios hacen su turno normal y luego tienen que acudir a las clases de formación y eso provoca mucho malestar. l

La huelga del personal de seguridad de Alvedro amenaza con causar importantes retrasos en los vuelos