El informe policial no identifica al bombero que se negó a cortar el candado de Aurelia

los activistas afirman que están llamando a más gente ante un posible lanzamiento el lunes patricia g. fraga
|

El informe que la Policía Nacional remitió al juzgado de guardia donde se detalla la intervención de las fuerzas de seguridad el pasado lunes en los intentos de desalojo de Aurelia Rey, la residente en la calle del Padre Feijoo sobre la que pesa una orden de desahucio, no identifica a los bomberos que se negaron a prestar asistencia en el lanzamiento.

El atestado, que detalla las incidencias que se vivieron aquella mañana, sí recoge la negativa de varios miembros del 080 a colaborar en la apertura forzosa del portal, pero no da nombres de los bomberos objetores, lo que, a priori, parece dificultar la apertura de un procedimiento penal contra ellos.

El documento hace referencia también a la presencia de varios representantes políticos en el portal de Padre Feijoo y sí identifica a tres personas que, según el informe, dificultaron la labor policial al interponerse entre los agentes y la entrada al edificio. También se detalla en él las lesiones que sufrió un agente en la intervención.

La jueza que aquella mañana estaba de guardia, la titular del juzgado de instrucción 3, deberá ahora estudiar el contenido del informe para valorar si existen indicios de delito y, en su caso, incoar un procedimiento penal. De igual manera, cabe la posibilidad de que sea el juzgado de primera instancia que firmó la sentencia de desahucio el que remita al juzgado de guardia los hechos que se recogen en el atestado de la Policía, en caso de entender que en él se contienen hechos constitutivos de delito, entre ellos la actuación de los bomberos, que podría ser entendida como denegación de auxilio a la comisión judicial.

 

negreira ve una injusticia

Al margen de lo que decida la justicia, sobre el caso de Aurelia Rey se pronunció ayer el alcalde, Carlos Negreira, para reconocer que su situación es “manifiestamente injusta”. El regidor culpó a las leyes por permitir “casos lacerantes como este”, refiriéndose al sufrimiento que está produciendo la situación de Rey. Aún así, recordó que el Ayuntamiento no tiene la potestad de paralizar un lanzamiento sobre el que pesa una sentencia firme.

Donde sí tiene competencias el gobierno local es en el Servicio de Bomberos y es así que el propio lunes, el Ayuntamiento anunciaba su decisión de no expedientar a los funcionarios que se negaron a intervenir.

 

El informe policial no identifica al bombero que se negó a cortar el candado de Aurelia