Las próximas 48 horas serán cruciales para Trump, según fuentes de la Casa Blanca

Trump sale de la Casa Blanca para subir al helicóptero que lo llevará al hospital | efe
|

Los signos vitales” del presidente de EEUU, Donald Trump, “en las últimas 24 horas han sido muy preocupantes y las próximas 48 horas serán críticas en lo que se refiere a su cuidado. No estamos aún en un camino claro hacia la recuperación”, aseguró ayer una fuente anónima y familiarizada con la salud del mandatario, quien dio positivo en Covid-19.

La fuente anónima, cuya versión fue dada a conocer a los reporteros que cubren la Casa Blanca, ofrece un panorama más cauto que el del parte del médico personal del mandatario, Sean Conley, quien aseguró ayer en rueda de prensa que Trump está evolucionando “muy bien”, no tiene fiebre y no necesita oxígeno, pero se negó a dar detalles sobre la evolución ayer.

El comentario dado a conocer a los periodistas acreditados en la Casa Blanca añade que es necesario esperar para saber cómo evolucionará la enfermedad del presidente.

 

Parte médico

Conley dijo en rueda de prensa que los primeros momentos del coronavirus son críticos para saber si la enfermedad será agresiva o no y seguirán vigilando la evolución del mandatario desde el hospital militar a las afueras de Washington en el está ingresado Trump desde el viernes

Agregó que Trump tuvo fiebre el viernes, pero mostró mejoría en sus síntomas y ya no tiene una temperatura anormal ni dificultades respiratorias.

El médico presidencial se negó a aclarar si el mandatario necesitó el viernes oxígeno y se limitó a apuntar a que ayer no lo ha requerido, ni tampoco desde que llegó al hospital.

Según fuentes consultadas por el diario The New York Times, el presidente mostró dificultad para respirar el viernes y sus niveles de oxígeno en sangre cayeron, por lo que le fue suministrado oxígeno en la Casa Blanca y se decidió que debía ser trasladado al hospital militar Walter Reed, a las afueras de Washington.

En la rueda de prensa del equipo médico del presidente, Conley dijo que “esta mañana el presidente evoluciona muy bien”. “En este momento, el equipo y yo estamos extremadamente contentos con el progreso que ha mostrado el presidente”, añadió.

“Estamos extremadamente felices con el progreso que experimentado por el presidente”, aseguró Conley, quien recordó que los primeros días son esenciales para saber si la enfermedad va a progresar de manera agresiva o puede ser controlada con terapia farmacológica.

 

Tratamiento con Remdesivir

El presidente también ha recibido, además del antiviral Remdesivir, un cóctel de anticuerpos, al tiempo que descansa, pero mantiene una rutina de trabajo: el presidente no tiene nada previsto en su agenda, pero ayer firmó dos nombramientos, según la Casa Blanca.

Los médicos se están enfocando en vigilar el corazón y los riñones y por el momento la función de esos órganos es normal, mientras que la fatiga y la tos está mejorando, aseguró el equipo médico que atiende a Trump

Conley también reconoció que las sospechas sobre la posible infección del presidente ocurrieron en la tarde del jueves, cuando se confirmó que su asesora Hope Hicks había dado positivo y que se comenzaron preocuparse poco después por “indicaciones clínicas” de que Trump podrían estar infectado por el SARS-CoV-2, aunque la confirmación no llegó hasta la noche con los resultados de una prueba PCR.

Las próximas 48 horas serán cruciales para Trump, según fuentes de la Casa Blanca