Barja se pregunta por el destino de los casi once millones ya destinados a la residencia

|

El Ideal Gallego-2011-06-18-005-9e24ef04

  p. g. l. > a coruña

  Las declaraciones del jueves del conselleiro de Infraestruturas, Agustín Hernández, sobre la “falta de vontade” de la Universidad a la hora de impulsar la residencia de Elviña no le sentaron nada bien a José María Barja. Y es que el rector rechaza que se señale con el dedo a la entidad docente coruñesa como una de las culpables en el retraso del proyecto, cuando, según explicó ayer, antes de que se decidiese anular el concurso para su construcción, ya se había avanzado en muchos de los puntos del convenio con el Instituto Galego de Vivenda e Solo para su puesta en marcha, e incluso la Xunta había reservado en sus presupuestos del año pasado una partida para el área residencial de 10,7 millones de euros, de los 24,5 millones que costaría todo el edificio.
Barja hizo referencia, además, al acuerdo entre el Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) y la Universidad para la cesión a esta última de la gestión directa de la residencia. Según el rector, el consejo de gobierno de la entidad docente coruñesa aprobó el 22 de julio del año pasado el borrador del convenio con el IGVS para la cesión de la titularidad del complejo. Según aparece reflejado en un extracto del acta de dicha sesión de gobierno, una vez realizado este paso, la Universidad daría por concluidos los trámites, por lo que sólo faltaría que la Xunta diese luz verde a las obras.
Para el rector, la entidad docente coruñesa demostró “mucha paciencia en todo este proceso”. Asegura que están abiertos al diálogo con la Xunta para conocer las características del modelo que proponen ahora, en el que, tal y como explicaron el lunes pasado, apuestan por dotar a la ciudad de una residencia para estudiantes a través de una concesión a una empresa privada, tanto de la obra como de la gestión.  

Apoyo > La portavoz del PSOE, Mar Barcón, también hizo referencia ayer al convenio firmado con la Universidad por parte del Gobierno gallego. Barcón cree que las cláusulas recogidas en el acuerdo “son claras y ponen de manifiesto en qué condiciones la Xunta debe construir la residencia”. Según indicó, la Universidad está cumpliendo su parte y es la administración autonómica “la que no cumple”. La socialista criticó la “falta de interés” de la Xunta a la hora de hacer realidad el proyecto. “Durante dos años tuvo suficiente consignación presupuestaria para llevar a cabo esta instalación y no lo hizo”, denuncia.
En la misma línea que el rector y Barcón se expresó el portavoz municipal del BNG, Xosé Manuel Carril. “Non é verdade que a Universidade non tivera aceptado as condicións ofertadas pola Xunta”,  señaló el nacionalista, que asegura que, pese a lo que afirma el Gobierno gallego, en el acuerdo no aparece reflejado que la entidad docente debe asumir el sobrecoste de la obra.


 

Barja se pregunta por el destino de los casi once millones ya destinados a la residencia