Zoido ante una posible ruptura de la ley en Cataluña: “Gratis no sale nada”

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en la entrevista con EFE | J. MarTín / EFE
|

El titular del Ministerio del Interior, Juan Ignacio Zoido, confía en que la Generalitat de Cataluña “entre en razón” y “rompa de una vez la dinámica” de su “obsesión” con el desafío soberanista y, ante un posible incumplimiento de la disposición vigente, aclara que “gratis no sale nada” en España.


“Sin duda alguna quien infrinja la ley tendrá las medidas lógicas”, declaró el ministro en una entrevista con la Agencia Efe en la que evitó adelantar “ninguno de los pasos” que se darían si los secesionistas siguen con sus planes, pero indicó que “si la ley se incumple, la ley se aplicará porque hay una ley que cumplir y unas sanciones previstas para quienes no lo hagan”, precisó Zoido.


En cualquier caso, de momento, no ve razones para incrementar los efectivos de las fuerzas de seguridad, si bien incidió en que al estar inmerso el proceso soberanista en varias causas judiciales es normal que los jueces hagan requerimientos a los agentes, como los interrogatorios que está haciendo la Guardia Civil a funcionarios catalanes por los preparativos de la consulta del 1-O.


Respecto a los planes del Gobierno de la Generalitat, criticó que cada vez los secesionistas “sigan avanzando más”, algo que “no tiene ningún sentido”, añadió Juan Ignacio Zoido.


“Están obsesionados con esa declaración unilateral de independencia, con este referéndum ilegal (...) Yo espero que la sensatez y el sentido común se imponga y que predominen los intereses generales a los particulares”, destacó el ministro del Interior, que se pregunta “hasta dónde” van a llevar a la sociedad catalana mientras no afrontan los verdaderos problemas de los ciudadanos de Cataluña.


Zoido reprochó el excesivo tiempo que se está dedicando desde el Gobierno de Puigdemont al “qué hacen, cómo lo hacen y cómo son capaces de afrontar su decisión”, una postura que tilda de “absurda”, pues saben que “no lo puedes hacer”, apostilló el responsable de la cartera de Interior.

Entendimiento
“No tienes el respaldo, ni nacional ni internacional, no puedes ir contra la Constitución y la soberanía nacional y un tribunal, el Constitucional, ya te ha dicho que es ilegal. ¿A dónde quieres llevar a la sociedad catalana?”, enfatizó el ministro convencido, no obstante, de que “hasta el último momento hay que reflexionar para que entren en razón y para que rompan la dinámica en la que han entrado”, matizó Zoido.


Pero el Ministerio del Interior no quiere que ese clima afecte a la seguridad y finalmente el ministerio llegó un entendimiento con la Generalitat para celebrar, el próximo 10 de julio y después de ocho años sin reuniones, la Junta de Seguridad de Cataluña.


“Lo verdaderamente positivo es que se va a celebrar, pero más positivo es aún que se ha conseguido cerrar un orden del día para resolver problemas concretos”, aseguró el ministro, que hizo hincapié en que no deben mezclarse estos asuntos con el proceso soberanista, aunque desde Cataluña se haya anunciado 500 nuevas plazas de Mossos d’Esquadra, lo que no depende de ellos sino del Ministerio de Hacienda.

Coordinación
Fuera de estas posibles disputas, Zoido constata que no existen ningún problema de coordinación entre la Policía, la Guardia Civil y los Mossos, que trabajan conjuntamente e intercambian datos todos los meses a través de dos subcomisiones–en el ámbito judicial y en el de información–, sin olvidar que la policía autonómica catalana acude a la mesa de evaluación de la amenaza yihadista “en un plano de igualdad” con el resto de fuerzas de seguridad estatales y el CNI.


Por su parte, el ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, recordó al presidente Puigdemont, que la convocatoria de un referéndum independentista implica una vulneración de la ley, por lo que lo invitó “a negociar” en la búsqueda de soluciones: “La oferta del Gobierno de España es franca, abierta y sin fecha de caducidad”, recaldó Méndez de Vigo en un acto en Villalcázar de Sirga.

Zoido ante una posible ruptura de la ley en Cataluña: “Gratis no sale nada”