Navarrina ve un “desaire injustificable” en la anulación del concurso sin previo aviso

|

El Ideal Gallego-2011-06-17-004-99347c14

  redacción>a Coruña

 El candidato a rector de la Universidad por el grupo Agora UDC, Fermín Navarrina, considera un “desaire injustificable” que “ni el Rectorado ni el Ayuntamiento hayan sido advertidos por la Xunta antes de la publicación en el Diario Oficial de Galicia (DOG) de una resolución que les afecta tan directamente”, como es el caso de la suspensión del concurso para construir una residencia universitaria pública.
El aspirante a rector pidió ayer explicaciones de que por qué se esperó hasta el 13 de junio de para publicar “la resolución del 11 de mayo del Instituto Galego de Vivenda (IGVS)”, así como por qué el actual equipo de gobierno de la entidad docente “que lleva casi ocho años al frente de la Universidad fue incapaz de resolver antes la situación”, y cómo es posible que la construcción del área residencial “no se abordase cuando las administraciones públicas disponían de recursos en abundancia, que, sin embargo, se destinaban generosamente a otros proyectos como la Ciudad de la Cultura”.

Poco “realista” > Pese a que cree que con la propuesta de construir la residencia mediante una concesión a una empresa privada el Gobierno gallego “ha decidido romper unilateralmente su compromiso con la Universidad”, Navarrina asegura que el proyecto anterior no era “realista”, ya que su presupuesto “constituye un exceso que casa mal con la racionalidad que debe presidir en todo momento las actuaciones de las administraciones públicas”.
Y es que el aspirante a rector opina que “lo razonable” en la situación actual “habría sido actuar rápida y eficazmente”. Piensa que la administración autonómica “tendría que haber analizado correctamente el escenario financiero para realizar de forma consecuente la correspondiente previsión de fondos”. Además, Navarrina critica que el proceso de contratación no se desarrollase “con agilidad”, y que, pese a la posible falta de fondos públicos, la Xunta y la Universidad, “con el apoyo del Ayuntamiento y de su tejido social”, no hubiesen buscado “una solución pactada entre todos” para poner en marcha la obra.


 

Navarrina ve un “desaire injustificable” en la anulación del concurso sin previo aviso