El 55% de los fallecimientos en accidente de tráfico se registran en las carreteras secundarias

El riesgo de fallecimiento en accidente es 3,6 veces superior en las carreteras convencionales que en las autopistas y autovías | aec
|

Más de la mitad (el 55 por ciento) de los fallecidos en accidente de tráfico en España muere en carreteras secundarias, en su mayoría en siniestros por salida de vía o colisiones frontales causados por las distracciones, el exceso de velocidad y el consumo de alcohol y drogas.
Es la conclusión de un informe que hizo ayer público la Dirección General de Tráfico (DGT), que cifra en 1.013 las personas que el año pasado perdieron la vida en las carreteras convencionales, lo que representa el 55% del total de fallecidos en accidentes de tráfico (1.830) y el 77% de las que murieron en vías interurbanas.
Con información del Registro Nacional de Víctimas de Accidentes de Tráfico, el estudio concluye que el riesgo de fallecimiento en accidente de tráfico es 3,6 veces superior en las convencionales que en las autopistas y autovías.
Preocupa especialmente el aumento del índice de letalidad en esas carreteras secundarias, que creció un 13 por ciento entre 2013 y 2017, porcentaje que se eleva al 30% en las colisiones frontales y a 35% en las salidas de vía. Un 56% de los fallecidos en esas vías eran ocupantes de turismos, un 19% motoristas, un 6% viajaban en furgonetas, un 5% eran peatones y otro porcentaje igual ciclistas.
El informe destaca también que el 47 por ciento de los conductores implicados había consumido alcohol y/o drogas. Con todos los datos recabados, el informe traza algunos perfiles característicos de la siniestralidad en las secundarias.
Así, señala que en las salidas de vía (con 367 fallecidos) influye la velocidad inadecuada, el consumo de alcohol y/o drogas ilegales, la distracción, el cansancio y el sueño. Un número importante de estos accidentes tiene lugar en recta. Respecto a las colisiones frontales (285 muertos), están relacionadas con la invasión del carril de sentido contrario y, en menor medida, con un adelantamiento incorrecto. De nuevo se encuentra influencia de los cuatro factores mencionados anteriormente. Mientras, las colisiones frontolaterales (149 fallecidos) se producen fundamentalmente en intersecciones. Sobre los atropellos (54 muertos), más de la mitad ocurren de noche. El comportamiento del peatón, la distracción y el consumo de alcohol y/o de drogas ilegales son los principales factores de influencia.
Así, la DGT recuerda que esta semana está llevando a cabo una campaña especial para prevenir el consumo de alcohol y drogas al volante, por lo que realizará controles preventivos de alcohol y drogas a conductores. En 2017, más de 100.000 conductores dieron positivo en este tipo de controles y el 12% de las personas se pone al volante tras consumir alguna sustancia psicoactiva.
El objetivo de esta campaña es reducir la accidentalidad provocada por los conductores que circulan por las carreteras tras haber consumido alcohol o cualquier sustancia psicotrópica. l

El 55% de los fallecimientos en accidente de tráfico se registran en las carreteras secundarias