El Instituto de Estudios Torre de Hércules ve peligrar el título de la Unesco

El Ideal Gallego-2014-01-24-017-c04aedd9

El presidente del Instituto de Estudios Torre de Hércules, Segundo Pardo-Ciórraga, volvía a dar la voz de alarma sobre el entorno de un monumento declarado Patrimonio de la Humanidad por Unesco, que podría volverse en contra del faro. ¿Por qué? El representante del colectivo explicaba ayer en la antigua Escuela de Comercio que desde que la Torre se colocaba esta distinción de apellido hace ya cuatro años y medio, el Gobierno local no ha hecho nada por arropar a la construcción romana. Tan solo la instalación de un centro de interpretación a los pies del bloque que, “está bien si se mira de una forma provisional.
Y es que para el entendido, un símbolo de este calibre necesita que la zona que lo rodea baile alrededor suya hasta el punto de que uno no acabe su visita intentando divisar Irlanda desde lo alto como lo hizo Breogán. La permanencia en la “primera división” del mundo a nivel patrimonial depende para Pardo-Ciórraga de la implantación de servicios de primer nivel en su perímetro y un telón de fondo que no rompa con la armonía de lugar.  Además de la polémica desatada por los propietarios de las parcelas que quieren urbanizar en el barrio de Adormideras, están los campos de entrenamiento de la Torre, que Unesco recomendó desplazar en su momento y que están encasquetados en un punto negro. Negro, porque el representante advierte que es fácil observar restos de chabolas y ruinas entre lo verde, “selva virgen” que no favorece la imagen del emblema ya que se encuentra a tan solo un minuto andando del camino de acceso. Con este paisaje a la vista, el presidente afirmaba que estas circunstancias ponen en serio peligro el título de Patrimonio de la Humanidad: “A otras ciudades o monumentos se lo han quitado por mucho menos”.
En este sentido, criticaba el cambio actitud del PP con respecto a una posible invasión urbanística, “y que estando en la oposición repudiaron sin fisuras”. Ahora, en cambio, Pardo-Ciórraga aseguraba que “no saben qué hacer”. Y permiten la circulación de vehículos desde Adormideras hasta la escultura de Breogán. Entorpeciendo el clima de tranquilidad que se da en esta terraza atlántica. Añadía el entendido que ninguno de los equipos ejecutivos respaldaron al colectivo, ni el bipartito cooperó en el informe que presentaron a la Unesco, y el actual “sigue con la misma dinámica”.  
Por otro lado, desde su asociación siguen pujando por la antigua prisión como un apéndice más del bloque con linterna, donde el visitante podría subir y bajar los más de 200 escalones y pasarse por un espacio rehabilitado para albergar una biblioteca y un museo de faros. Sin embargo, Segundo cree que “se caerá” mientras Ayuntamiento y Ministerio juegan a pasarse la pelota. Pardo-Ciórraga criticaba la vegetación salvaje. Ellos están de acuerdo con que el entorno hable de tojos y gramíneas propias de la tierra, pero siempre que se cuiden. Por estas razones, se mostraba convencido de que la Torre tiene muchas papeletas para descender de categoría. Otra voz discordante la aportaba ayer el BNG, que señalaba que desde María Pita se niegan a resolver de inmediato un error en el PGOM sobre el contenido normativo en relación a la Torre, donde designan el plan especial del monumento con el código de la travesía de San Antonio. n

El Instituto de Estudios Torre de Hércules ve peligrar el título de la Unesco

Te puede interesar