Condenado a siete años de prisión a un coruñés que abusó de su sobrina menor de edad

|

La sección segunda de la Audiencia Provincial condenó a un vecino de la ciudad a dos penas que suman siete años de prisión por sendos delitos de abuso sexual a un menor. El hombre está acusado de aprovecharse de su sobrina de nueve años. También deberá indemnizarla con 12.000 euros. El tribunal lo absuelve del delito de agresión sexual continuada presuntamente cometido contra la madre de la menor (la hermana de su mujer).

El tribunal considera probado que la víctima comenzó a sufrir abusos de su tío político en 2003, cuando solo contaba con 9 años. El primer episodio tuvo lugar cuando la víctima se manchó la ropa y estaba cambiándose en el piso de arriba ,cuando fue abordada por el condenado, que “se ofreció a ayudarla a ponerse unos pantis limpios, le dijo que era muy guapa y que la quería mucho”, antes de tocarle el culo y que ella escapara.

En la segunda agresión consiguió manosearle los genitales mientras le tapaba la boca, pero logró gritar, se escapó y le contó a su madre lo ocurrido, que le dijo que no se preocuparse y amenazó a su cuñado con matarle si lo repetía. En su declaración ante el juez, la víctima aseguró que, debido al trauma que le provocó, no es capaz de relajarse al practicar sexo porque ve su cara. En ocasiones e desmayaba por la tensión y revivía constantemente lo que le había pasado. Además de ello, empeoró su rendimiento escolar, no atendía en clase, lloraba, no era capaz de relacionarse con la gente. Finalmente, recibió terapia psicológica, igual que su madre.

sin violencia
Esta aseguraba haber sufrido abusos también de su cuñado. Sin embargo, en su caso el tribunal absolvió al acusado al entender que, de no estar los prescritos los hechos, tampoco había quedado acreditado que el acusado utilizase violencia o intimidación para mantener relaciones con su cuñada, extremo que el acusado reconoció, pero aseguró que se trataba de actos consentido.

En realidad, el acusado aseguró que le había estado pagando a cambio de sexo, lo que la cuñada negó y aseguró que los abusos comenzaron a la misma edad que los de su hija, a los nueve años y que continuaron con 21 cuando se casó con su ahora ex marido. Las relaciones sexuales con el acusado continuaron durante todo su matrimonio y es mentira que le hubiese dado nunca dinero a cambio de mantenerlas. Los encuentros serín en casa de ella, quien le dejaba entrar porque “había que hacerlo así”. Ella entonces no sabía que podía defenderse. Tenía lo que según la psicóloga que presentó como perito definía como “síndrome de la indefensión aprendida”. Gracias a la terapia, las dos decidieron presentar una denuncia conjunta contra su abusador, que ahora ingresará en prisión.

Condenado a siete años de prisión a un coruñés que abusó de su sobrina menor de edad