Obama y Castro acuerdan iniciar un diálogo sobre los derechos humanos

U.S. President Barack Obama and Cuban President Raul Castro gesture after a news conference as part of President Obama's three-day visit to Cuba, in Havana March 21, 2016. REUTERS/Carlos Barria
|

Los presidentes de Estados Unidos y Cuba, Barack Obama y Raúl Castro, respectivamente, acordaron iniciar este año en La Habana un diálogo sobre derechos humanos para “discutir de manera directa” las “diferencias” entre ambos países y poder “seguir avanzando” en la normalización de las relaciones bilaterales. Obama y Castro dieron una rueda de prensa conjunta después de las más de dos horas de reunión en el Palacio de la Revolución de La Habana en el marco de la “histórica visita” del estadounidense a Cuba, la primera de un presidente en 88 años.
“Estamos convencidos de que podemos cooperar y convivir pacíficamente en beneficio mutuo por encima de las diferencias que tenemos para contribuir a la paz y estabilidad en nuestro continente y en el mundo”, dijo Castro. Obama, por su parte, defendió “un diálogo constructivo”. “Porque cuando compartimos nuestras creencias e ideas en una actitud de respeto mutuo podemos aprender ambos y hacer que la vida de nuestro pueblos sea mejor”, esgrimió.
El estadounidense valoró la disposición de su homólogo a “discutir sobre todos los asuntos que están sobre la mesa” de negociaciones, incluidos los derechos humanos, a pesar de que ambos países mantienen “profundas diferencias” al respecto.
Para Obama la mejor manera de afrontarlas es con un diálogo “franco” y directo”. “Es por eso que vamos a dar inicio aquí, en La Habana, este mismo año a un diálogo sobre derechos humanos que va a contar con la asistencia de Naciones Unidas”, anunció.

doble rasero
Mientras, Estados Unidos, “al igual que hace en el resto del mundo”, seguirá pronunciándose a favor de los derechos humanos. “Mañana (por hoy) espero reunirme con los líderes de la sociedad civil”, recordó en alusión a la oposición cubana. Castro denunció en su turno “la manipulación política sobre el doble rasero de los derechos humanos” como parte de la “confrontación”. “¿Cuántos países cumplen los 61?”, planteó, para acto seguido contestar que “ninguno”. Cuba, explicó, “cumple 47”. 
“Habrá otros que cumplan más y muchos que cumplan menos”, añadió. En consecuencia, Castro consideró que, en líneas generales, “Cuba defiende los derechos humanos”. “Consideramos que los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales son indivisibles, interdependientes y universales”, subrayó. Castro advirtió en contra de vincular cualquier avance en las negociaciones a cambios políticos sustanciales. “No debería pretenderse que el pueblo cubano renuncie al destino que libre y soberanamente ha escogido y por el que ha hecho inmensos sacrificios”, subrayó.
El líder estadounidense se expresó en la misma línea. “El destino de Cuba no lo va a decidir EEUU o cualquier otro país. El destino de Cuba lo van a decidir los cubanos, nadie más”, dijo tajante. Obama recalcó que el objetivo del diálogo es “mejorar las condiciones de vida” en Cuba y favorecer los contactos directos entre ambos pueblos. “He venido a transmitir la amistad del pueblo estadounidense”, dijo. Por otra parte, Castro insistió en que “para que pueda haber relaciones normales”, Estados Unidos debe eliminar el bloqueo comercial, económico y financiero, “que tiene efectos disuasorios e intimidatorios de alcance extraterritorial”, además de “consecuencias negativas para Cuba”.
A este respecto, valoró la posición de Obama y de su Gobierno, alabando los numerosos llamamientos que ha hecho al Congreso para que derogue las muchas normas jurídicas que hacen posible el embargo a la isla caribeña.
Obama reiteró su llamamiento al Congreso de EEUU y destacó la presencia de congresistas republicanos y demócratas en la delegación que le acompaña, así como de empresarios estadounidenses, considerando que es muestra del “amplio interés” en que esto ocurra. 
“El bloqueo va a acabar ¿Cuándo? No lo sé. Será después de que acabe mi Gobierno”, asumió porque “es un proceso que requiere tener “una mayoría en la Cámara de Representantes y mucho más que una mayoría en el Senado”. “También será necesario que se devuelva el territorio ilegalmente ocupado por Estados Unidos en Guantánamo”, incidió Castro.
“Estos son los dos grandes obstáculos” para progresar en el diálogo, de modo que “su eliminación será esencial para normalizar las relaciones bilaterales”, incidió Castro. “Otras políticas debieran ser suprimidas”, sostuvo el líder comunista. 
Por otro lado, Obama y Castro evidenciaron sus diferencias sobre la crisis política que sufre Venezuela, pero se mostraron unidos en su apoyo al proceso de paz en Colombia.

Obama y Castro acuerdan iniciar un diálogo sobre los derechos humanos