Los socialistas esperan pactar el primer presupuesto en plazo de este mandato

El portavoz del grupo socialista, José Manuel García, y el alcalde, Xulio Ferreiro, en una reunión celebrada antes del verano | aec
|

Con el final de verano, los grupos municipales calientan motores para el comienzo del curso político. La cuestión más importante es la negociación de los presupuestos, dado que el Gobierno de la Marea Atlántica se halla en minoría. El alcalde, Xulio Ferreiro, nunca ha conseguido llegar a un acuerdo con el PSOE, cuyos seis votos necesita, y las cuentas de este año se aprobaron solo tras vincularlos a una cuestión de confianza. Sin embargo, el nuevo portavoz municipal del PSOE, José Manuel García, espera que en esta ocasión sea diferente: “Vamos a poner de nuestra parte para que el presupuesto de 2018 sea el primero en salir como se debe en este mandato”.
Cree que será diferente porque “la Marea es consciente de que la ciudad no está funcionado”. Recomienda al alcalde serenar el debate y la utilización de la política para articular mecanismos presupuestarios. Aprobar las cuentas a tiempo es muy importante para el buen funcionamiento del municipio: si no se votan antes de que comience el año, los retrasos en la ejecución presupuestaria son casi inevitables. A pesar de sus esfuerzos y de múltiples reuniones, El Gobierno de la Marea Atlántica solo lo ha conseguido avanzado el año (en mayo en 2016 y en marzo en el corriente), con lo que tiene grandes dificultades para invertir gran parte de las partidas contempladas.

Ferreiro, en primera persona
José Manuel García, que negociará unos presupuestos por primera vez desde el principio, está convencido que en esta ocasión será diferente. “Nosotros con el Gobierno de la Marea Atlántica mantuvimos unas conversaciones informales este verano”, recordó. En esos encuentros se planificó la negociación del presupuesto, pero falta por concretar cómo se hará y con qué alcance. El socialista aseguró que si fracasan de nuevo “no será por nosotros”; aunque matizó que nunca había sido intención del PSOE bloquear la aprobación de las cuentas: “Posiblemente la experiencia de este tiempo nos posibilite encontrar una solución”.
Y destacó la importancia de que Xulio Ferreiro tome parte activas en ellas: “Si el alcalde se pone en primera persona para defender las negociaciones, será distinto”.
También prometió negociar partidas pendientes sin cuestiones vinculadas a las famosas “líneas rojas” que había esgrimido su antecesor, José Manuel Dapena, en las negociaciones. Pero, por otro lado, afirmó que “no había un nivel de exigencia determinado, solo unos parámetros, que serán parecidos, que serán de sentido común”. Así que la táctica socialista pasa por incluir algunas partidas que consideran que serían muy importantes que se contemplasen para el año que viene. “No vamos a hacer un planteamiento especialmente diferente”, dijo.
Desajustes importantes
Además, García no se mostró recatado a la hora de criticar la gestión del Ayuntamiento: “Ellos consiguieron el presupuesto que querían tener con la cuestión de confianza. Tenemos ya no sé cuántos modificativos y los que vendrán antes de que termine el año”. Para García, eso evidencia que el presupuesto de este año sufre desajustes muy importantes.
Eso sí: dejó claro que la responsabilidad última del fracaso de las negociaciones, si es que llegan a repetirse, será de Ferreiro. “Nosotros vamos a poner encima de la mesa todo lo que vemos. para que haya armonía. Nosotros no vamos a poner especiales impedimentos. Esperemos que no pase, pero el que tiene la responsabilidad es el gobierna”.

Los socialistas esperan pactar el primer presupuesto en plazo de este mandato