La comarca inaugura febrero con fiestas por la Candelaria y preparativos de Carnaval

Los niños fueron protagonistas en la jornada de la Candelaria de Betanzos
|

Las familias repitieron ritual y la fiesta volvió a iluminar Santo Domingo. Porque Betanzos mantiene viva la llama de la Virgen de la Candelaria a pesar del paso de los años y, si cabe, hasta de los siglos.

Los niños son los protagonistas de esta fecha y con ilusión llevaron sus ramos y velas hasta las puertas del templo, donde el párroco los bendice. Es su presentación ante Dios y la Iglesia, emulando a cuando el Niño Jesús fue llevado al templo por primera vez.

También Viós (Abegondo) y Lorbé (Oleiros) se sumaron a las celebraciones de As Candeas. En el caso de la primera parroquia, el festejo se recuperó hace dos años tras cuatro décadas sin celebrarse y contó con una plantación de 30 abedules en los márgenes del regato de A Peneda. Cada árbol fue apadrinado por un niño que se encargará de su cuidado.

La Peña Amigos de Lorbé retomó esta celebración el sábado después de 50 años sin ella. Hubo degustación de callos y mejillones, además de música.

Además, San Mamede, en la parroquia de San Xulián de Vigo (Paderne) colgó ayer al “espantallo” Policarpio en lo alto de un tronco, la señal que anuncia los preparativos de Carnaval en esta localidad, donde son típicos los “vixigueiros” y los “carolos”.

Tras casi seis decenios sin celebrarse el Carnaval en esta zona, en 2017 “novos e vellos” consiguieron representar la “Muiñeira Cruzada”, típica del Luns de Entroido, y se propusieron continuar con su empresa para evocar su todavía misterioso pasado de la mano de tradiciones ancestrales, de una cultura que custodian la memoria de los veteranos y los baúles casi secretos de las abuelas en cientos de aldeas de As Mariñas.

La comarca inaugura febrero con fiestas por la Candelaria y preparativos de Carnaval