Los expertos ponen en duda el plan de la Marea para el castro de Elviña

La presencia de una excavadora alertó a los arqueólogos coruñeses | pedro puig
|

La irrupción de una excavadora en el castro de Elviña sigue levantando polémica por parte de expertos como Felipe Senén, que aunque lo ven como “alarmante” inicialmente, van más allá y se cuestionan dónde tiene pensado el Ayuntamiento almacenar las piezas descubiertas en el yacimiento para su estudio y posterior exposición.
Como director del castillo de San Antón que fue durante 22 años, el museólogo se pregunta qué espacio se utilizará para tal fin dado que el Arqueológico está muy limitado. Y es que “a arqueoloxía e a museoloxía son ciencias para desenvolver, non só é a excavación”.
Hay que recibir ese trozo de patrimonio y documentarlo y, en todo caso, desconoce la intención municipal ya que el proyecto que en su momento iba a ser la Casa de los Antepasados con un plan diseñado por Manuel Jorreto quedó en el aire.
Para Senén, esto es, al final, una “chiringuitada” igual que el entorno de la Torre de Hércules, que no tiene un sitio para recibir a los turistas. Tampoco una tienda con souvenirs ni servicios públicos. Para el arqueólogo, bastaría con reservar metros cuadrados en la vieja cárcel para adecentar una parada obligatoria como la del faro y generar economía.
Por otro lado, confía en que la maquinaria empleada en el yacimiento de Elviña esté justificada: “Está en mans de especialistas no tema” y a pesar de que en un principio es llamativo, señala que para ciertas labores como extraer las primeras capas y retirar piedras innecesarias se puede utilizar: “Habería que preguntarllo aos profesionais”.

Malas condiciones
La gravedad del asunto, insiste, está en la puesta en escena de lo que consoliden en estos meses: “Son un grupo interdisciplinar, que sabe o que fai. Para traballos de peso, está claro que non se vai usar un guindastre de madeira”.
Además, indica que no solo es la croa. La construcción abarca más terreno y “ninguén fala do que se invadiu para facer o campus e o que está aínda por expropiar e pagar aos veciños”. Para Senén son muchas las cuestiones criticables que rodean a la atalaya y a las demás que se conservan en el país y que, en general, están en malas condiciones: “Moitas estanse estropeando polas raíces dos eucaliptos e carballos”.
Por su parte, José María Bello asegura que la entrada de excavadoras está prohibida salvo que lo autorice expresamente un director facultativo, que tiene que ser arquitecto o ingeniero, otro punto que, según el experto, incumple el Gobierno municipal. Su ausencia, añade, es la que está provocando que se lleven a cabo barbaridades como esta.

Los expertos ponen en duda el plan de la Marea para el castro de Elviña