Los bomberos perdieron un 15% de su plantilla en solo cuatro años

El Ideal Gallego-2015-01-30-009-36bbb878

Docenas de bomberos acudieron ayer al registro municipal para solicitar por escritor una entrevista con la Concejala de Hacienda, Rosa Gallego, y tener por fin la respuesta que llevan esperando dos meses y medio. El colectivo exige que se aumente el número de bomberos en cada turno de 11 a 14, lo que implicaría incrementar la plantilla. El problema es que, desde 2010, el cuerpo de Bomberos ha perdido un 15% de la plantilla por los recortes, de manera que actualmente solo hay 98 bomberos en nómina, contando con los mandos.
El representante sindical Roberto Tizón asegura que once bomberos de guarida es el número mínimo, “pero se foi convertindo no estándar nestes anos”. Tizón advierte del riesgo potencial que tiene mantener unos números tan bajos. “Esta cidade ten moitos edificios de once plantas e no caso dun lume, precísanse sete bombeiros para actuar neles. Con so once por quenda, se houbera outra emerxencia, non se podería cubrir”.
Sin embargo, los bomberos, como el resto de los funcionarios, los bomberos están sujetos a la ley de estabilidad presupuestaria, que obliga a recortar gastos de personal, lo que significa que en los últimos años se han registrado jubilaciones (algunas de ellas anticipadas) que no se han cubierto. En realidad, A Coruña nunca ha cumplido la Relación de Puestos de Trabajo (RPT), el documento oficial que regula la cantidad de personal que debe existir en cada organismo público. El RPT de Bomberos es de 125 y en su momento de mayor bonanza, este servicio no llegó a contar con más de 112.
Pero además, Tizón recuerda que muy pronto habrá mandos que pasen a la jubilación, de manera que  temen que el Cuerpo “quede descabezado”, por lo que piden sistemas de promoción.

equipararse con el 092
Con estas semanas, los bomberos esperan equiparse con los policías, que tiene casi el 100% de su plantilla cubierta, a pesar de la ley de estabilidad presupuestaria, y a los que se les ha reconocido una categoría funcionarial superior, la C-1, a lo que los bomberos también aspiran.
“Hoy en día, a un bombero ya se le exigen suficientes conocimientos técnicos como para merecer de sobras subir la categoría”, argumentó Tizón. 

Los bomberos perdieron un 15% de su plantilla en solo cuatro años

Te puede interesar