El Ayuntamiento pondrá en marcha las cámaras peatonales de la Pescadería

|

Aunque el PP, que lo desarrolló, ya no gobierne en el Ayuntamiento, el programa de Smart City continua su avance inexorable por las calles de la ciudad. Su rasgo más visible son las cámaras que se han instalado por todas partes, algunas de las cuales tienen como función para proteger las calles peatonales del estacionamiento irregular. Estos días, los agentes de la Policía Local que van a ser los responsables de su manejo, han recibido ya la instrucción necesaria, así que su activación es inminente, según fuentes municipales. 
Probablemente serán las calles de Orzán, San Agustín y Estrella las primeras en ser activadas. Pero no serán las únicas, ni las más importantes, porque el plan original (el actual Ayuntamiento no ha anunciado ningún cambio) prevé que la red de cámaras se extienda por la Ciudad Vieja y La Marina, donde el tráfico se verá severamente restringido en cuanto terminen las obras de la última zona y se abra el túnel de O Parrote. 
Conviene recordar que el tráfico en superficie se limitará a finales de marzo, según señaló el concejal de Movilidad, Daniel Diaz Grandío. Los autobuses seguirán circulando con normalidad por las zonas de La Marina y de O Parrote, al igual que las motocicletas, vehículos de reparto, carga y descarga y residentes de la Ciudad Vieja. El resto tendrá que circular bajo tierra, por los túneles. Y para asegurarse de que lo hagan es por lo que está previsto instalar esas cámaras  de “optimización del tráfico en tiempo real”, como se denomina al proyecto. 
En cuanto a la Ciudad Vieja, a día de hoy el tráfico no está restringido, dado que solo se prohibe estacionar a los que no son vecinos del barrio. Pero la restricción aumentará de forma muy importante en los próximos meses, cuando se acometa la segunda fase de la peatonalización. Entonces la Ciudad Vieja se convertirá en una zona libre de coches, excepto por los vehículos de reparto, de vecinos con garaje y otras contadas excepciones. Y como restringir el acceso mediante bolardos mecánicos no dio resultado cuando se probó, durante el mandato socialista, serán las cámaras las que mantengan los vehículos indeseables fuera. 

campo de pruebas
Por eso fuentes municipales consideran las calles de la Pescadería donde primero se va a aplicar el sistema como un “campo de pruebas” para un proyecto mucho mayor. Actualmente ya está  prohibido transitar es en las calles peatonales situadas entre Santa Catalina, San Andrés, María Pita y La Marina, en las que tan solo se autoriza el paso de vehículos de carga y descarga a primera hora de la mañana.
Allí, como ocurrirá un día con la Ciudad Vieja, muy pronto no se podrá acceder a las calles si el vehículo no está registrado en los bancos de datos municipales. El lector de matriculas determinaría si se trata de un vehículo permitido, como un camión de reparto. De lo contrario, multará automáticamente al infractor, aunque todo el proceso será supervisado por la Policía Local, como ocurre con la vía prioritaria.

El Ayuntamiento pondrá en marcha las cámaras peatonales de la Pescadería