Investigan el entorno del edil de IU en Llanes asesinado a golpes en la cabeza

El cadáver del concejal de IU en Llanes, Javier Ardines, fue hallado a unos 300 metros de su casa | alberto morante (efe)
|

La investigaciones para tratar de esclarecer la muerte del único concejal de IU en Llanes, Javier Ardines, fallecido el jueves a consecuencia de los golpes recibidos en la cabeza cuando salía de su domicilio, se centran en el entorno más cercano de la víctima con la toma de declaración a allegados y vecinos.
La autopsia practicada al edil, de 52 años y cuyo cadáver fue hallado a unos 300 metros de su casa, confirmó ayer el carácter violento de su muerte aunque, por el momento, se desconocen los motivos que provocaron la agresión que sufrió cuando se dirigía a trabajar al frente del barco del que era patrón.
Según el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, el informe preliminar de la autopsia “confirma la muerte violenta”, por lo que continúan las investigaciones y diligencias abiertas que permitan “la localización del autor o autores de la muerte” del edil.
Fuentes cercanas a la investigación señalaron que están abiertas todas las líneas sobre la posible motivación, tanto que la agresión hubiese sido por cuestiones personales, por asuntos relacionados con su cargo en el Ayuntamiento o por circunstancias fortuitas, dado que parece descartado que el móvil de la agresión fuese el robo.
Ardines fue encontrado a pocos metros de su casa con varios golpes en la cabeza, uno de ellos en la nuca y, aunque en un primer momento se barajó con que podría haber muerto de un infarto y haberse golpeado en la cabeza, después se comprobó que las heridas no eran compatibles con una caída.
El Juzgado de Primera Instancia de Instrucción de Llanes se ha hecho cargo de las diligencias y ha recibido ya el informe preliminar de la autopsia, del que solo ha trascendido que murió por los golpes recibidos en la cabeza cuando se bajó de su furgoneta para retirar un obstáculo que le impedía continuar circulando por el camino vecinal que da acceso a su vivienda.
La Guardia Civil tomó ayer declaración a los vecinos del concejal y a su entorno cercano después de que el jueves recabara durante horas los testimonios de su mujer y dos hijos. También escucharon a algunos vecinos, uno de los cuales aseguró que sus perros habían montado dos veces durante la madrugada tal escándalo que, en una de las ocasiones, se vio obligado a levantarse de la cama para hacerles callar.

Investigan el entorno del edil de IU en Llanes asesinado a golpes en la cabeza