Rato defiende ante el juez la contratación de su excuñado y de su secretaria en Caja Madrid

Rodrigo Rato esquiva a los medios de comunicación aec
|

El expresidente de Bankia Rodrigo Rato defendió ayer ante el juez de Instrucción número 31 de Madrid, Antonio Serrano-Arnal, los contratos que hizo la entidad bancaria a su excuñado Santiago Alarcó y a su secretaria, Teresa Arellano, durante su mandato entre los años 2010 y 2012 en Caja Madrid. Subrayó las experiencias laborales de ambos como requisitos para los cargos en los que fueron contratados.
Rato, que llegó a los juzgados de Plaza de Castilla de Madrid a las 08.30 horas, declaró como investigado ante el magistrado durante una hora en el marco de las investigaciones por presuntos delitos fiscales, corrupción entre particulares y blanqueo de capitales entre otros. También han sido llamados a declarar Alarcó, Arellano –ambos en calidad de investigados– y un testigo.
El ex vicepresidente del Gobierno explicó que Alarcó fue contratado como asesor de Bankia, ya que en ese momento se estaba buscando a una persona con su “perfil” para “reforzar el comité de activos y pasivos”. Constató, el excuñado tiene una experiencia internacional de “20 años o más” en bancos y manejo de fondos de inversión.
Informes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) aportados al sumario señalaban que Alarcó fue contratado como asesor de Caja Madrid con una retribución de 120.000 euros; en 2012 el contrato se renovó por 240.000 y un año después por 480.000 euros.
Rato concretó que al principio Alarcó aceptó trabajar “a prueba unos meses y con salario reducido” y hizo hincapié en que las revisiones de su salario se hizo “según las normas”. “Yo nunca participé, nunca hablé con las personas que eran miembros de ese comité de medios y nunca me trasladaron preocupación por su contratación. Fue de gran rentabilidad para Caja Madrid y Bankia”, indicó.
Así pues, apostilló que la primera revisión se hizo debido a la “satisfacción” con la labor desempeñada; mientras que la segunda fue por la realización de informes directos al Consejo de Caja Madrid sobre temas inmobiliarios y financieros, a su “dedicación exclusiva” a la entidad y a la su participación en consejos de administración de sociedades participadas “sin ninguna remuneración”.
En cuanto a Arellano, hizo hincapié en que tiene una “gran experiencia” en el Ministerio de Economía, en la Vicepresidencia del Gobierno y en el Congreso. Para Rato, estas son las “mejores” referencias laborales para el puesto de coordinadora que ocupó su secretaria.
No obstante, recalcó que, en este caso, tampoco intervino en su contratación, ni conocía las condiciones laborales, ya que fue ella quien las negoció.

Rato defiende ante el juez la contratación de su excuñado y de su secretaria en Caja Madrid