Detenidos tres menores rumanos que robaban simulando ser cooperantes

|

  redacción>a Coruña

 Agentes de paisano de la Policía Nacional detuvieron el pasado martes a tres menores (dos mujeres, de 14 y 16 años y un varón, de 13 años), todos de nacionalidad rumana, como sospechosos de hurto. Al parecer, el trío se dedicaba a abordar a gente mayor en la calle haciéndose pasar por cooperantes. La Policía lo descubrió después de recibir varias llamadas de su víctimas. Todas hablaban de tres menores, bien vestidos y de buena apariencia, que se les habían acercado en plena calle para recaudar dinero en nombre de una organización de ayuda a desvalidos y menores.
Casi todas sus víctimas eran de  avanzada edad, a las que entretenían para descuido hurtar en cuanto se descuidaban dinero o cualquier objeto de valor al que pudieran echar mano. Los menores fueron localizados cerca de la estación de autobuses, identificados y detenidos. Los agentes consiguieron incluso recuperar parte del dinero sustraído, 335 euros, que llevaban  oculto en el interior de un cepillo para el pelo, entre el mango y las cerdas).
Pero la investigación continúa, porque en la mayoría de los casos estos menores actúan motivados, e incluso obligados, por sus progenitores o personas adultas de su entorno, de manera que la Jefatura Superior ha puesto en marcha un dispositivo que sirva para localizar y detener a los adultos que consideran como los verdaderos autores intelectuales y que utilizan a niños porque su minoría de edad les garantiza impunidad.

Consejos > A raíz de este suceso, la Jefatura Superior de Policía recuerda una serie de consejos dirigidos a la ciudadanía para evitar que sea víctima de robos de este tipo, como desconfiar de los pedigüeños que entran en los bares o terrazas pretendiendo distraer la atención de los presentes con papeles donde explican su caso o para recabar firmas. Se debe circular con los bolsos cerrados con cremallera, broches, hebillas, etc., procurando siempre llevarlo del lado protegido por acompañantes o por las paredes de los edificios para evitar tirones.  
Tampoco hay que llevar la cartera visible sobresaliendo de algún bolsillo, bolsa de playa o mochila (especialmente del bolsillo trasero del pantalón) y si es posible, evitar emplear el teléfono móvil mientras va caminando por la calle; si es imprescindible, mejor parar y hablar apoyado de espaldas a una pared o desde un lugar protegido.


 

Detenidos tres menores rumanos que robaban simulando ser cooperantes