El número de positivos sigue en alza en el área sanitaria coruñesa, con 121 más

La Torre de Hércules y la Oficina de Información al Turista de María Pita permanecieron ayer cerradas “por precaución” hasta que se conozca el resultado de las pruebas que se le practicará en las próxi
|

El fin de semana arranca con malas noticias para el área sanitaria coruñesa. Tras varias jornadas en las que las cifras hacían intuir una aparente estabilidad, ayer los datos no fueron positivos, y es que A Coruña volvió a superar la barrera de los 120 contagios, en este caso 121. 

La Consellería de Sanidade, sin embargo, contabiliza un crecimiento de tan solo 25 casos activos, y es que a esos 121 hay que descontar las 95 altas hospitalarias concedidas en las últimas 24 horas y el fallecimiento de una mujer de 85 años con patologías previas en el Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac). Este deceso supone la víctima número 177 desde que estalló la pandemia. Además, en la jornada de ayer se realizaron 1.553 pruebas PCR, según las autoridades sanitarias.

De la misma forma, la presión hospitalaria crece de nuevo, ya que hay 75 personas ingresadas, aunque el incremento con respecto al día previo es de tan solo dos. Así, hay seis hospitalizados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Chuac, una más que el viernes, y 66 en planta convencional. El resto de los pacientes se localizan en el Hospital Quirón (con dos ingresos) y uno en el Hospital de Cee.

Los mayores usuarios de residencias infectados con coronavirus en la comarca también subieron ayer, según los datos facilitados por las consellerías de Sanidade y de Política Social. En el último parte se incluyen, de esta forma, dos nuevos contagios entre los usuarios de la residencia Orpea Coruña, de Culleredo. 

Cribado
La Xunta realizó durante toda esta semana pruebas PCR en diferentes municipios del área metropolitana coruñesa, además de en los puntos habilitados de la propia ciudad, después de que los ayuntamientos entregasen listados con los colectivos más expuestos al virus, como funcionarios, taxistas o comerciantes. Los cribados comenzaron en Abegondo y Bergondo para después continuar por otras localidades como Arteixo, Sada, Cambre o Carral. Y es que identificar a ese porcentaje de población que a pesar de estar enferma no tiene síntomas y puede contagiar es clave para evitar que se endurezcan las restricciones en A Coruña y su área metropolitana en las próximas semanas.

Por otra parte, el coronavirus provocó durante las tres últimas jornada el cierre temporal de varios establecimientos en los barrios de Os Mallos y el Agra do Orzán, dos de las zonas con un mayor número de casos activos por Covid-19 según el último informe de la Xunta. Así, el viernes tuvieron que bajar las persianas bares, comercios, panaderías y una pescadería de Os Mallos para hacer cuarentena tras un contacto con un positivo. 

Desde la asociación Distrito Mallos, sin embargo, destacan que no se trata de algo alarmante, ya que se llevaron a cabo por simple precaución. José Salgado, presidente de la asociación, insta además a la tranquilidad, ya que son los propios clientes los que están avisando a los establecimientos sobre sus positivos o si hay alguna sospecha.

Ayer, en el Agra do Orzán y el Ventorrillo, más de cinco bares y cafeterías permanecen cerrados tras detectar positivos en las pruebas PCR o posibles contactos. El malestar de varios clientes, además, fue motivo de cierre temporal de unos locales ubicados al final de la ronda de Outeiro con la avenida de Finisterre y en la calle Villa de Negreira.

El número de positivos sigue en alza en el área sanitaria coruñesa, con 121 más